• Sharebar
Dalia orgánica para diabéticos

  • Sharebar

Diversa en formas y colores la dalia mantiene enamorado al mundo a partir de la conquista. Su origen mexicano hoy tiene un motivo más para enorgullecernos: Sus propiedades curativas.

Los tubérculos de la dalia producen un carbohidrato conocido como inulina, nombre que indica que es un compuesto hecho a base de moléculas de fructosa.

La estructura de la inulina es parecida al almidón, y cuando es consumida por el organismo humano no es digerida, debido a que no cuenta con las enzimas necesarias para su degradación, y por ello no suben los niveles de glucosa en la sangre.

Así, tenemos un alimento que al no elevar los niveles de glucosa, puede ser consumido por personas con diabetes.

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma Chapingo (Uach), estudia desde hace diez años a la flor y al tubérculo de la dalia, logrando hallazgos en verdad promisorios.

Se dice que los nativos de lo que hoy es México, eran mujeres y hombres recios, que no obesos y fofos. Seguramente esto se debió a lo  sano de su dieta, que entre otras cosas incluía tubérculos de dalia.

En pleno Siglo XXI, quienes viven y trabajan en el campo cuando son agobiados por el calor sen van a las laderas, escarban y sacan camotes de dalia para comerlos y así saciar su sed y hambre.

Dichos  camotes son muy parecidos a las jícamas, que al ser consumidos proporcionan  energía de larga duración. Esta práctica debería ser incorporada a los hábitos alimenticios no sólo de diabéticos, sino por todo tipo de personas.

Otros atributos

La dalia, además de camotes cada año produce una gran cantidad de flores, que por ser ésta planta de pleno sol, tiene una capacidad de producir pigmentos que en la industria alimenticia son muy apreciados.

El caso del cempasúchil, por ejemplo, sus pigmentos son utilizados para la alimentación de las gallinas, lo que le da valor nutritivo al huevo mucho mayor.

Los bronceadores tienen como base pigmentos de flores de dalias, que a su vez tienen como función principal proteger a las plantas del ataque del sol, es decir evitan que se quemen.

Dalias orgánicas

Para evitar el riesgo de consumir pesticidas por medio de camotes y flores de dalia, el cultivo de esta bella flor debe ser orgánico, es decir que debe estar libre de productos químicos.

La Uach desarrolló un sistema de producción orgánica, el cual permite tener la certeza de que tal tipo de raíces son consumidas sin provocar problemas a la salud.

Bajo el sistema de producción orgánico, desarrollado en Chapingo, la productividad va de 12 a 18 toneladas de tubérculos de dalia por hectárea.

Ello supera con mucho a la media nacional de producción de maíz, que es poco menor a dos toneladas por hectáreas.

El tubérculo más cercano a la dalia que es la papa, tiene un costo promedio al productor de dos pesos, pues son ellos quienes más trabajan y menos ganan.

Así, por 18 toneladas de dalia 36 mil pesos, ya económicamente hablando en la venta al consumidor; aunque su valor no debe ser equiparado al de la papa sino superior, su cultivo es una gran alternativa para los productores agrícolas.

Como fuente de alimento de gran calidad nutricional es otra alternativa. Sigma de México extrae el carbohidrato de la dalia y lo comercializa en pequeñas cantidades.