Material reciclado para producir hortalizas en hidroponía

www.imagenagropecuaria.com 24 noviembre 2008
Autor:
Sección: Invernaderos y Riego

En la búsqueda constante por reducir los costos de producción que se incrementan cada día, Policarpo Espinosa Robles, investigador del Departamento de Fitotecnia de la Universidad Autónoma Chapingo (Uach), estableció un sistema para producir hortalizas hidropónicas reciclando materiales de desecho como las botellas de PET y los empaques tetrapack.

Este sistema emplea las botellas de refresco, agua y leche -que podemos encontrar en cualquier parte- como recipientes para producir plántulas y desarrollar cultivos bajo la técnica hidropónica; sustituyendo las bolsas, charolas o germinadoras, que se emplean comúnmente en este tipo de producción.

El investigador destaca que emplear materiales reciclados en la agricultura reduce considerablemente los costos de producción, pues se eliminan gastos como el de las germinadoras, que tienen un precio desde 35 hasta 70 pesos por pieza en el mercado; así como el de las bolsas de polietileno negro que después de un año tienen que remplazarse.

De acuerdo con Espinosa Robles, a través de este sistema se pueden obtener producciones al nivel de las que usan técnicas sofisticadas, pues la planta crece y se desarrolla de igual forma en una botella de PET (Polietilén Tereftalato) que en una cama de 1.20 metros de ancho; alcanzando  una altura de dos metros y produciendo hasta cinco racimos según la variedad que se cultive.

En las botellas de plástico puede producirse hortalizas como las espinacas, jitomates, pepinos, chiles de agua, lechugas, así como plantas de pequeño y mediano porte; mientras que los contenedores donde se empacan galletas o pasteles son útiles para producir forraje verde hidropónico que consume el ganado.

La técnica empleada en éste sistema, es conocida como cultivo sin suelo, por lo que éste se  sustituye con arena de tezontle, lana de roca, perlita o una solución nutritiva. Pero como dichos insumos también han incrementado su precio, “el metro cúbico de tezontle a pie de mina cuesta 20 pesos, pero si se contrata cuesta alrededor de 300 pesos”, el especialista asegura que se puede triturar las botellas de plástico para crear un sustrato inocuo.

“Las botellas se pueden triturar y utilizar como sustrato ya que es un material poroso que permite el aireado de las raíces. Además se puede mezclar el plástico molido con el tezontle (50 y 50) para abaratar los costos de producción”, indica Espinosa Robles.

En la ciudad de México se emplea este sistema en las azoteas, de tal forma que “en una superficie de 1.20 de ancho por dos metros de largo se han producido hasta 127 kilos de jitomate en un periodo de 90 hasta 120 días”, asegura el investigador.

Lo único que se necesita es recolectar y desinfectar las botellas antes de usarse, cortarlas por la mitad, utilizando la base para mantener la solución nutritiva o el agua de riego y emplear la parte superior de la botella para sostener el sustrato y las plantas. Volviendo productivo algo que en su momento fue considerado parte de la basura.

Usar materiales reciclado en la agricultura representa una opción para resolver problemas en el medio rural y la ciudad, además de que coadyuva en la reducción de la contaminación ambiental  ocasionada por el desecho de las botellas y recipientes plásticos.