Impacta clima y crisis económica mercado de tractores en México - Imagen Agropecuaria

Impacta clima y crisis económica mercado de tractores en México

548

Clima, crisis económica y retraso de apoyos afectaron en 2011 demanda de tractores en México, de 14 mil en 2010 bajó a 10 mil. Fabricantes esperan repunte en 2012.

El 2011 fue un año difícil para la industria de los tractores agrícolas en México. La crisis financiera mundial, junto con las heladas de principios de año, la escasez de precipitaciones y el retraso en la entrega de los apoyosgubernamentales a los productores, fueron los principales factores que impidieron mantener los márgenes de ventas deeste tipo de maquinaria que se registraron en 2009 y 2010.

Las regiones del bajío y norte del país son donde se concentra el mercado de tractores, y fue precisamente en estas zonas donde se registraron las contingencias climatológicas que afectaron la producción agropecuaria, refiere GustavoSantana, gerente de marca de CNH de México, empresa que fabrica los equipos New Holland, que junto con las firmas John Deere y Massey Ferguson, absorben 80 por ciento del mercado mexicano.

En el último trienio la colocación de tractores se redujo en México. Tomás Jiménez, responsable de Promoción de MasseyFerguson, señala que la demanda de tractores en 2009 era de 19 mil unidades en nuestro país; en 2010 se redujo a 14 mil y en para el presente año cayó a 10 mil.

Esperamos, agrega, que los próximos años sean de repunte, porque ya tuvimos mucho tiempo de caída, además los ajustes en la economía y la necesidad de tecnificación del campo son elementos que favorecerán un incremento en las ventas.

Un alto porcentaje de los alrededor de 200 mil tractores que operan en el país, tienen más de 15 años de antigüedad. El parque de tractores en México ya es viejo, asegura Gustavo Santana, por ello se explica que el mercado se encuentreen una etapa de reposición de esas unidades.

En este sentido, Tomas Jiménez apunta que cada año se reponen las unidades más empleadas en el campo, pero que lademanda no está creciendo significativamente, por lo que considera que el mercado está saturado.

Sin embargo, acota, la demanda de tractores de alto caballaje sí está repuntando. Algunos productores desean adquirirmaquinaria con más equipamiento tecnológico que les permita realizar más tareas como corte, carga, limpieza, arrastre, preparación de suelos y siembra más precisa.

Nuevos retos

La configuración del mercado nacional está muy delineada en las tres empresas arriba mencionadas, pero la emergencia de nuevos competidores, principalmente chinos y brasileños, ha modificado ligeramente los porcentajes de venta de las constructoras más importantes, aunque no es tan significativa su presencia.

No obstante, una preocupación de las empresas ya posicionadas en el mercado nacional, es que las condiciones de competencia no son iguales, dado que el proceso de certificación de un constructor de tractores es muy estricto y oneroso; y a estas nuevas empresas se les están dando más facilidades al no exigírseles los estándares de calidad necesarios.

Por otra parte, los fabricantes identifican que la eficiencia y el cuidado del medio ambiente se están convirtiendo en prioridades para la agricultura, y los tractores se tienen que adaptar a ellas.

Santana Valencia observa que es más común el hecho de que las innovaciones de los fabricantes estén orientadas al ahorro en el consumo de combustible y reducción en emisiones de contaminantes como el CO2; así como mayor eficiencia en el trazado del terreno con el fin de incrementar la productividad, puesto que el crecimiento poblacional en el ámbito mundial demanda un mayor volumen de alimentos.

Tomás Jiménez detalla que los equipos que más se venden en México son de entre 90 y 100 caballos de fuerza (hp), ideales para agricultores con una superficie desde tres y hasta 100 hectáreas.

La empresa se orienta a productores agrícolas de mediana escala, los que reciben apoyos de gobierno y financiamientode la banca de desarrollo; así como los que están en transición hacia una alta tecnificación.

Aunque no todos los productores que adquieren un tractor tienen prioritariamente aumentar la productividad, con el uso poco a poco se van dando cuenta de que pueden reducir tiempos y alcanzar una mejor preparación de suelos, que les redituará en una mejor calidad de sus cultivos.