Sábila, virtudes que multiplican inversión

 

La producción de sábila en tierras tamaulipecas es una alternativa al sorgo, dado que se pueden cosechar 100 toneladas por hectárea al año y el índice de rentabilidad es exponencialmente mayor. Además, el dinero obtenido no tiene que reinvertirse, ya que el cultivo puede explotarse hasta por siete años sin necesidad de realizar grandes inversiones. Una empresa de esa región, incluso, exporta las virtudes de esta planta hacia a Japón y Corea.

La producción de sábila es un buen negocio ya que se pueden obtener hasta 100 toneladas del cultivo en un año, si se compara dicha productividad con la de granos como el sorgo que se produce en Tamaulipas, ya que la rentabilidad es más alta.

Un productor de sorgo obtiene en promedio tres toneladas de sorgo en cada cosecha, volumen por el cual obtiene ganancias de unos 9 mil pesos, pero parte de ese ingreso el agricultor lo tiene que invertir en la compra de insumos –semilla, agroquímicos o fertilizantes– que le permitan sembrar el siguiente ciclo agrícola,

En contraste, si se dedica a la producción de sábila obtendrá un ingreso promedio de 500 pesos por tonelada, que multiplicados por las 100 toneladas cosechadas, equivaldrían a 50 mil pesos, ingresos netos para el productor agrícola.

Lo anterior es posible, ya que la planta de sábila tiene una vida productiva de siete años y una gran capacidad de autorreproducción, es decir, las mismas matas producen sus hijuelos aptos para resembrar, explica Noé Moreno Diorato, presidente de la empresa Sabilera San Francisco.

El estado de Tamaulipas –afirma en entrevista con Imagen Agropecuaria– es la principal entidad productora de sábila, cultivo que además se distingue por ser de la mejor calidad; por ello, una gran cantidad de empresas procesadoras del cultivo se instalaron en esa región.

Con ocho años en el cultivo de la sábila, a partir del segundo año la firma mencionada obtuvo la certificación como producto orgánico, avalada por la Comunidad Económica Europea, Japón y los Estados Unidos.

Ya con el sello comenzaron a exportar sábila a una empresa japonesa, no obstante los altos estándares de calidad y sanidad que exigen en el país del sol naciente. Noé Moreno expresa que a los asiáticos les convenció tanto el producto de su empresa, que desecharon a todos sus otros proveedores y hoy “somos su único proveedor”.

Podría decir, agrega, que el resto de nuestra producción se integra a la cadena de exportación, ya que le vendemos a una empresa coreana con sede en Tamaulipas; ellos le dan otro proceso de industrialización y lo mandan a Corea.

Esta compañía cuenta con 182 hectáreas para la producción de sábila y con ello alcanzan producciones de alrededor de 18 mil toneladas anuales., de las cuales, 50 por ciento las exporta de forma directa. Comercializa hasta 110 toneladas por semana de sábila y reporta ventas anuales por más de 5 mil toneladas en un año.

Multiproductos de la sábila

Los asiáticos ocupan la sábila y sus subproductos para la fabricación de medicamentos, champús, jabones, cremas dentales y bebidas. Estas últimas, han tenido un gran crecimiento en el mercado.

Es un cultivo que tiene muchas propiedades como la de prevención para no contraer cáncer, para revertir hinchazones por piquetes de insectos, y por sus cualidades antisépticas, dice Noé Moreno

El presidente de Sabilera San Francisco relata que antes de dedicarse a la producción de este producto, era asesor financiero de firmas importantes y transnacionales, pero cuando tuvo la oportunidad de conocer y probar el proceso de producción de la sábila no dudó en abandonar su empleo y dedicarse de tiempo completo a la agricultura.

Aún estamos aprendiendo algunas cosas en este negocio, añade. Por ejemplo, nos dimos cuenta de que existen otros pasos en el proceso de industrialización del producto que no hacemos y que generan mucho más valor agregado a la producción.

Comenta que se acercaron al Firco para que los siga apoyando en la incorporación de nuevos procesos para su planta transformadora, porque hace falta producir concentrado de sábila y polvo de sábila, que eso último para alcanzar la transformación total del producto. Esperan que en 2012 ya puedan contar con todo el proceso de industrialización.

El productor platica que tiene clientes en el extranjero que compran los hijuelos de sábila. Esto, argumenta, porque un alto porcentaje de ellos se muelen o se desperdician, ya que se tienen que remover para que no le hagan competencia al desarrollo de las matas más grandes.

A pesar de que le han hecho señalamientos de que venderlos podría representarle un riesgo a su empresa, por la incorporación de nuevos competidores con la misma calidad de sábila. Noé dice que no le afecta ni da miedo la competencia, porque cuando uno hace bien las cosas y con alta calidad, podrás conservar tu mercado.

Este cultivo representa una oportunidad de desarrollo para toda la región del estado de Tamaulipas, por ello les recomiendo a otros productores que cambien los granos por el cultivo de la sábila,  porque la oferta de sábila nunca cubrirá toda la demanda, al menos en la próxima década, asegura.