• Sharebar
Reforma estructural para el campo promete Peña Nieto ante agroempresarios

  • Sharebar

El candidato priista a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, se comprometió ante los integrantes del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) a impulsar una reforma estructural en México que incluya al sector agroalimentario, donde se contemplen presupuestos multianuales para el agro y el restablecimiento del gabinete agropecuario, como se lo plantearon los agroempresarios.

Manifestó que México no está avanzando y ocupa uno de los últimos lugares en crecimiento económico, niveles de pobreza y de seguridad, por lo que si no se realizan cambios estructurales no habrá desarrollo y en esto el sector agroalimentario es fundamental.

El aspirante presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) anotó que sino no hacemos los cambios estructurales y dependemos de la volatilidad de precios internacionales de los alimentos, seremos rehenes de éstos que se incrementan de manera significativa, y los bolsillos de mexicanos no van aguantar y vamos a estar condenados a más hambre y hambruna.

En su discurso expresó que el campo navega en la incertidumbre, por lo que se comprometió –tal y como lo propuso el CNA– a impulsar presupuestos multianuales y crear gabinete agropecuario –lo que generó aplausos entre los presentes.

Como respuesta a la propuesta integral que esbozó el presidente del organismo, Juan Carlos Cortés García, y retomando varias de sus planteamientos, Peña Nieto habló de nuevos mecanismos para hacer un campo más productivo y rentable, que genere oportunidades para los habitantes del campo.

Ante la cúpula empresarial de este sector –que genera 75 por ciento del PIB agropecuario –, el candidato del PRI dijo que el país está “sobre diagnosticado” y no se trata sólo de buenos propósitos, porque “el camino al infierno esta lleno de buenos propósitos”, por lo que se requiere compromiso y voluntad de cambiar las condiciones actuales del país.

Indicó que el sector puede crecer tres veces que en la actualidad, pero se necesita una política de fomento a la actividad agropecuaria y pesquera –que tiene un gran potencial con sus 11 mil kilómetros de litorales.

Enrique Peña subrayó que más allá del impacto económico de la actividad en el campo, se debe tomarse en cuenta el impacto social de ésta.

Antes hizo alusión a que la mayor pobreza esta acentuada en el campo, donde habita uno de cuatro mexicanos; del rezago educativo; del envejecimiento de la población rural y de la falta de oportunidades para las nuevas generaciones.

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad que contrastó con el que tuviera la semana pasada la candidata panista, Josefina Vázquez Mota, los agroempresarios departieron la comida con Peña Nieto, quien ya en su intervención fue aplaudido por lo menos en tres ocasiones, cuando retomó las propuestas hechas por el CNA y cuando mencionó la reforma estructural que contempla al sector.

Como telón de fondo se visualizaron logos de los partidos que postulan a Peña Nieto, PRI y PVEM, lo que también contrastó con el escenario de la aspirante panista, donde sólo se incluyeron imágenes alusivas al sector.

Por su parte, en su intervención Juan Carlos Cortés reiteró que los organismos internacionales advierten sobre la necesidad de reconocer la importancia del sector para garantizar la seguridad alimentaria y contribuir a la superación de la pobreza.

Señaló que mientras que el mundo se adecua a las nuevas realidades, México se queda atrás y el sector agroalimentario se relega a tercer grado de importancia dentro de otros sectores.

Habló de la propuesta de política pública para el campo, los cambios legislativos y nuevo diseño institucional que requiere el sector agropecuario y agroalimentario para crecer a tasas muy superiores a las actuales, generar empleos y contribuir a la superar de la pobreza.