• Sharebar
Tamaulipas con condiciones óptimas de humedad para producción récord de sorgo

  • Sharebar

En el escenario de sequía que enfrenta México desde finales de 2010, que se intensificó y extendió durante todo 2011 y que sigue presente en 57 por ciento del territorio nacional, principalmente en la región norte y centro, en lo que va del 2012, misma que ha mermado la actividad agropecuaria, el sorgo tiene grandes perspectivas de alcanzar volúmenes históricos de producción en el presente ciclo otoño-invierno en el estado de Tamaulipas.

Por la baja en los inventarios del maíz en el ámbito mundial, cultivo que tiene estrecha relación con el sorgo, puesto que este último es un sustituto natural como producto forrajero, así como por la volatilidad de los precios, el tipo de cambio peso-dólar, es muy factible que el sorgo alcance los 300 dólares por tonelada de acuerdo con los movimientos de la Bolsa de Chicago, es decir, rondará los 4 mil pesos.

Así lo expone Juan Báez Rodríguez, presidente del Consejo Nacional de Productores de Sorgo, quien agrega que las buenas condiciones de humedad que dejaron lluvias y heladas registradas en diciembre pasado en la entidad, permiten vislumbrar una cosecha de alrededor de 3 millones de toneladas del forraje en los meses de mayo y junio.

A pesar de que el ciclo va comenzando y falta tiempo para el desarrollo del cultivo, estima que se puedan generar volúmenes similares a los de 2011, donde si hubiese alcanzado a recoger todo el grano antes de las heladas que quemaron buena parte de la producción, se habrían levantado 3 millones de toneladas.

Este incremento en la producción de Tamaulipas, que es el estado que aporta el 90 por ciento del volumen total en el ciclo otoño-invierno, más las 500 mil toneladas que cosechará Sinaloa no tendrá repercusiones desfavorables en los precios, puesto que México es deficitario en la producción de granos forrajeros.

Nuestro país sólo produce entre 6 y 7 millones de toneladas anuales de sorgo y la demanda interna es de 10 millones de toneladas, el resto se tiene que importar de Estados Unidos cuando la disponibilidad así lo permite o se sustituye con otro tipo de productos como el trigo o la soya.

Pondera que incluso incrementar la producción al doble de lo actual, es decir, alcanzar 12 o 13 millones de toneladas no distorsionaría el mercado, porque el mundo demanda mucho sorgo, mismo que podríamos exportar.

Sin embargo para incrementar nuestra base productiva, indica, se requiere de un acompañamiento de políticas públicas, porque es necesaria una reconversión productiva en muchas regiones del país donde ya no es viable la producción de maíz, sobre todo en la región sur-sureste. En esos lugares los pequeños productores están perdiendo dinero y se empobrecen ciclo tras ciclo y sin darse cuenta, porque entre otra cosa, los agricultores no tenemos esa visión empresarial de hacer cuentas de forma adecuada, no consideramos todos los gastos que nos toma producir, se autocrítica Juan Báez