Desplazan azúcares y bebidas azucaradas a la leche materna

Desplazan azúcares, dulces y bebidas azucaradas a la leche materna

46

9 de 10 niños menores de 6 meses no son alimentados con leche materna de manera exclusiva.

Los malos hábitos alimentarios afectan a los mexicanos desde temprana edad, dado que 9 de cada 10 niños menores de 6 meses no son alimentados con leche materna de manera exclusiva, de acuerdo a la recomendación de la Organización Mundial para la Salud, lo cual le cuesta al país alrededor de 5 mil millones de pesos debido a que los infantes deben ser atendidos por el sector salud, informó el titular del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Mauricio Hernández Ávila.

Lo anterior en el marco de la presentación del libro Qué y cómo comemos los mexicanos. Consumo de Alimentos en la Población Urbana, donde se establece que azúcares, dulces y bebidas azucaradas son más comunes que la leche materna a partir de los 6 meses, lo cual –a decir de los especialistas– los hace más vulnerables a enfermedades en edad adulta.

Hernández Ávila anotó que la introducción de leche entera entre los primeros tres y seis meses de edad en un elevado porcentaje de lactantes urbanos “es preocupante”, así como el uso de otro tipo de leche, en el primer trimestre, en más de la mitad de los niños alimentados al seno materno. Pero “lo más preocupante” es la introducción de bebidas azucaradas, otros azúcares y dulces, que se introduce en el primer semestre de edad.

Un dato que sobresale en el texto es que entre los niños de 10 y 12 meses 75 por ciento consumió bebida azucaradas y 58 por ciento azúcares y dulces.

El estudio también documenta algo que es conocido respecto a los hábitos de los mexicanos: el adulto promedio incluye más azúcares y dulces que frutas frescas; mientras que 9 de cada 10 personas comió cereales refinados en su alimentación y menos de 30 por ciento incluyó otras alternativas integrales.

Por otra parte, revela que  44 por ciento de los adolescentes no desayuna todos los días y que 50 por ciento de los niños y adolescentes desayunan viendo la televisión.

Mauricio Hernández destacó que los primeros mil días de vida del niño son determinantes para su salud y una mala nutrición desde la infancia aumenta riesgo de enfermedad y muerte; una deficiente nutrición en edad adulta propicia enfermedades crónicas, como diabetes o hipertensión.

Cabe mencionar que la publicación describe el consumo de alimentos de los bebés menores de un año, niños y adultos de las zonas urbanas de México, que representan el 80 por ciento de la población del país.

El libro es resultado de tres años de investigación y análisis realizado por el INSP y el Fondo Nestlé para la Nutrición de la Fundación Mexicana para la Salud (FUNSALUD), y una inversión de más de 1 millón de dólares por parte de Nestlé.

Durante la presentación del libro, Marcelo Melchior, presidente Ejecutivo de Nestlé México, expuso que en los últimos años la empresa ha renovado más de 350 productos en más de 2,600 presentaciones en todas sus categorías, mejorando su perfil nutrimental utilizando cereales integrales, fortificando con vitaminas, minerales y probióticos y reduciendo el azúcar, sodio y grasa. Por ejemplo, indicó,  las papillas Gerber o los cereales Nestlé.

Hizo hincapié en que la compañía se ha comprometido a realizar acciones concretas para contribuir a la solución del problema del sobrepeso, obesidad y desnutrición infantil durante los próximos 3 años, para ayudar a los padres a tener niños más saludables.

Los presentadores del libro coincidieron que éste será muy útil para la construcción de políticas públicas y la toma de decisiones en el corto plazo que ayuden a mejorar la alimentación de la población en México. Ahora contamos con mayor información para combatir la obesidad, la desnutrición y las enfermedades crónicas que afectan la productividad y calidad de vida de los mexicanos”, señaló Marcelo Melchior, presidente Ejecutivo de Nestlé México.