Necesario reorientar subsidios hacia pequeños agricultores: FAO - Imagen Agropecuaria

Necesario reorientar subsidios hacia pequeños agricultores: FAO

281

La Reforma del campo y el presupuesto Base Cero son una oportunidad para reorientar los subsidios hacia los pequeños productores, dado que hoy 80 por ciento de los subsidios se los llevan los grande productores de maíz, frijol y aves, afirmó el Oficial de Programas de la Representación de la FAO en México, Jonathan Martínez.

Agregó que esto es un problema estructural y de distribución de recursos, por lo cual la política agrícola hacia el pequeño productor tiene que cambiar, porque es este sector el que puede alimentar al país por su potencial de crecimiento; si se invierte ahora en ellos esto significa asegurar la alimentación del país.

Durante su participación en el Foro del pequeño productor al consumidor: diversidad y nutrición, el representante de FAO dijo que “lamentablemente” se han dirigido los apoyos a los estratos de mayor tamaño, pero esperemos que con Reforma del campo empiece a cambiar. Añadió que la FAO ya presentó los datos al secretario de Agricultura.

En México, refirió, existen 3 mil 800 unidades económicas donde se produce alrededor de 30 mil millones de pesos, que aportan 13 por ciento de producción nacional, pero tienen oportunidad de crecer y contribuir a resolver la necesidades del país en el mediano y largo plazos.

En entrevista, expuso que no se trata de no dar subsidios a unos productores y otros sí, se tiene que ver en forma más compleja desde insumos, semillas, redes de distribución y consumo. Debe haber un análisis de cómo distribuir los recursos, pero es evidente que los pequeños productores requieren una mayor infraestructura para producir y el desarrollo de ésta es costoso, más en comunidades rurales donde tienes menos de 2000 habitantes y para realizar la comercialización se tienen que recorrer grandes distancias.

En este foro, organizado por la Alianza por la Salud Alimentaria, el especialista en temas rurales, Héctor Robles Berlanga, comentó que a pesar de las condiciones precarias para producir y de la falta de apoyos gubernamentales la pequeña agricultura representa 39 por ciento de la producción agropecuaria nacional, y 74 por ciento de los empleos en este sector son generados por pequeños y medianos agricultores, es decir 3 de cada 4.

El integrante de Subsidios al Campo hizo hincapié en que la agricultura familiar representa una oportunidad para dinamizar las economías locales, especialmente cuando se combina con políticas específicas destinadas a la protección social y al bienestar de las comunidades.

En su oportunidad, Georgina Aldana Ashoca planteó que la solución a los problemas alimentarios del país está enfrente de nosotros, ya que los pequeños agricultores tienen un potencial que hemos desaprovechado en el campo.

Reconoció que existen esfuerzos aislados, como la Campaña nacional contra el hambre, la Sagarpa habla de una Reforma del campo, pero necesitamos una visión estratégica y estructurada para hacer frente a contingencia que estamos enfrentando en el tema de alimentación.

El reto, subrayó, es voltear a la agricultura tradicional, ya que se sustituyeron alimentos naturales por alimentos ultrapasteurizados y azúcares, y el resultado es que en México hay 27.4 millones de mexicanos en carencia alimentaria, de los cuales una parte también padece sobrepeso y obesidad.

La representante Centro de Orientación Alimentaria (COA), Julieta Ponce,  anotó que el pequeño agricultor tiene una relación íntima con estado de alimentación y de la salud en México, ya que la falta de  alimentos nutritivos y accesibles es el verdadero problema.

Por lo anterior, la nutrióloga recalcó que México requiere de una política alimentaria y nutricional para contar con una sola estrategia que logre vincular a quien produce y consume alimentos e incentivar los mercados locales y regionales.

Además se debe fomentar alimentos estratégicos como frijoles, hortalizas, maíz, amaranto y pescado, chía y aguacate, y apoyar su producción, incluso subsidiarlos para que estén en las mesas.

Llamó la atención sobre el hecho de que una decisión de mercado ha transformado alimentación de mexicanos y agregó que desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en México se incrementó 37 por ciento el consumo de productos industrializados.

Julieta Ponce aseveró que cualquier grado de pobreza afecta la alimentación en las familias y esto es grave porque 80 por ciento de los mexicanos está en riesgo de ser pobre.

Advirtió que mientras el país no supere la pobreza está lejos la solución a la desnutrición y la buena nutrición, y los problemas de obesidad relacionados con el excesivo consumo de alimentos “chatarra”, seguirán aumentando.