Otorgar o suspender permisos a cultivo de maíz transgénico, pendiente

Otorgar o suspender permisos a cultivo de maíz transgénico, pendiente

219

Tras señalar que el juicio sobre maíz transgénico no ha concluído, la empresa Monsanto expuso que el juez analizará si mantiene o niega la suspensión de permisos vigentes de liberación de maíz genéticamente modificado (GM), la prohibición de revisar nuevas solicitudes u otorgar nuevos permisos por parte de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

En un comunicado, puntualizó que “está por definirse si se mantiene o se levanta la suspensión otorgada el 17 de septiembre de 2012, ya que ésta se otorgó sin haber consultado a las autoridades competentes y a las partes involucradas en el juicio, como lo requiere la legislación aplicable”.

Detalló que el pasado 26 de marzo, Monsanto atendió el requerimiento del Juez Décimo Segundo de Distrito en Materia Civil del Distrito Federal y “presentó en tiempo y forma argumentos sólidos y pruebas sobre las desventajas de la suspensión de permisos”.

La trasnacional recordó que la demanda de acción colectiva fue presentada el 5 de julio de 2013 y el juicio no ha concluido, dado que el Poder Judicial de la Federación aún no ha emitido una sentencia que defina el futuro de la siembra de maíz genéticamente modificado en México.

Subrayó que una vez que se admitió la demanda en días pasados está por iniciar la etapa que considera el estudio y análisis de los argumentos planteados en dicha acción colectiva, así como de los contraargumentos y pruebas presentados por las partes demandadas.

El texto indica que el pasado 17 de abril, “Monsanto presentó al juez los argumentos, estudios y datos estrictamente científicos que respaldan el uso seguro de la biotecnología en la agricultura la inocuidad del maíz GM, y combaten los infundados argumentos  sobre  daños al medio ambiente”.

También refiere que en octubre de 2014, Monsanto ganó un amparo en contra de la suspensión de la demanda colectiva dejándola sin efectos y que la decisión jurídica fue impugnada por los demandantes y su resolución está pendiente.

La compañía manifestó su convencimiento de que “la coexistencia entre cultivos de especies de maíz convencional, nativo, híbrido, orgánico y genéticamente modificados es factible”, como “ya ocurre de manera armónica en 30 países del mundo como Estados Unidos, Canadá, España, Brasil y Argentina, en los cuales más de 18 millones de agricultores siembran de manera segura maíz GM”.

Fuente: Monsanto