Cuenca lechera de Tizayuca se resiste a desaparecer

Cuenca lechera de Tizayuca se resiste a desaparecer

838

Calidad, clave para que un pequeño grupo de ganaderos subsista…

Tizayuca, Hidalgo.- La cuenca lechera de Tizayuca se resiste a que la zona urbana la devore. Hace 25 años había 162  establos, hoy sólo quedan 60. Esto debido a los problemas de comercialización del lácteo que enfrentan los ganaderos, los bajos precios por la alta importación de leche en polvo y  la baja rentabilidad del producto ante la alza de insumos, muchos de ellos traídos del exterior.

Inverosímil que aun cuando México es un país deficitario en leche, los corrales de este municipio se estén quedando sin vacas lecheras. Esta problemática se acentúa si pensamos que la cuenca se encuentra a sólo unos cuantos kilómetros de la Zona Metropolitana del Valle de México, la de mayor concentración poblacional, que demanda un gran volumen de productos lácteos.

“Hace tres años estuve a punto de cerrar mi establo”, expresa  Martín Tapia, uno de los productores que subsisten en medio de este municipio donde el asfalto, el cemento, la urbanidad día a día literalmente ganan terreno.

Tizayuca 1En busca de calidad para sus quesos, hace tres años llegó a la cuenca la empresa estadounidense Mondelēz, quien encontró en un grupo de ganaderos lecheros una alternativa para abastecerse de un buen insumo para sus productos.

Martín Tapia comenzó a trabajar con esta compañía la cual, asegura, le da certidumbre como productor, ya que le fijan un “precio justo” cada año, que hoy  es de 6.40 pesos por litro, mientras que en el mercado se paga a escasos 5.50 pesos.

En su establo marcado con el número 197, el productor recuerda que su padre inició con la producción de leche en 1979. En aquellos años  se ordeñaban 150 vacas a mano. Ahora la unidad de producción cuenta con 280 vacas, que producen 6 mil litros al día, pero ya se usan ordeñadores automatizados.

La perspectiva de su unidad de producción ahora es de crecimiento. Planea  crecer su establo a 330 vacas, con las que producirá siete mil litros diarios de leche, es decir, mil litros más que en la actualidad.

En su unidad de ordeña tiene 14 puestos, donde con dos ordeñas. Una vaca puede dar en promedio 25 litros diarios de leche. La pipa que recolecta la leche carga 36 mil litros diarios.

Los establos que producen leche con alta calidad deben ser un hotel de cinco estrellas para brindar el mayor confort a la vaca y que produzca más leche, expresa Martín Tapia, quien explica que los animales además deben tener una alimentación balanceada y sus vacunas para no ser susceptibles a enfermedades como la brucelosis o tuberculosis.

Un estilo de vida

Leopoldo Jiménez Castro, quien desde 1979 produce leche en esta cuenca recuerda que en aquel entonces producían tres mil litros diarios del lácteo y hoy sus 400 vacas alcanzan hasta 11 mil litros.

Desde hace tres años trabaja con la firma arriba referida, con quien asegura ha tenido mejor precio por la calidad de la leche que produce, la cual el mismo somete a pruebas para cumplir con los estándares que les demanda su comprador; sólo una vez no les aceptaron el producto.

En un recorrido por su unidad productiva, presume que la maquinaria donde realiza sus pruebas de calidad es de origen sueco y costó 40 mil pesos. También ha comprado ganado importado, 50 de sus vacas son de Canadá y el resto de aquí.

En todo el proceso de producción para alcanzar esta calidad de la leche requerido ha invertido 3 millones de pesos. “Estamos saliendo con nuestros compromisos porque Mondelez paga a tiempo”.

Para algunos jóvenes como Eduardo Jiménez –hijo de Don Leopoldo–, quien es técnico en inseminación artificial, el negocio de la leche “es un estilo de vida”. Te tiene que gustar y entender a los animales.  Tienes que darles bienestar. “Si tratas mal a un animal no te va a dar nada”.

La calidad de la leche –subrayó– es lo más importante y al preguntarle de los malos precios del lácteo que existen hoy en el mercado, afirma que su filosofía es que por muy mala que sea la situación no debes bajar la calidad.

Reubicar la cuenca lechera

tizayuca 3TizayucaJuan Manuel Tapia Campos comenzó su negocio hace diez años, cuando su papá le regaló el establo, pero sin vacas. Empezó con 40 animales y con el tiempo y apoyo de su hermano llegó a tener 90 y ahora cuenta con 230 vacas y 60 becerras.

En el mercado local no hay certidumbre que compren la leche, “yo estaba para cerrar, a pesar de que la calidad de mi leche está arriba de la norma”.

Cuando Mondelez, que se encuentra a solo 40 kilómetros, me ofreció comprarme toda mi producción “cambió mi vida, porque me dio la oportunidad de invertir a mediano plazo, al darme la seguridad de un precio base todo el año”.

Hoy piensa comprar otras 100 vacas. Con esto pasará de producir 3 mil litros diario a cuatro mil.  Sus vacas producen de 18 a 22.8 litros, porque ordeña tres veces al día.

Muchos de sus insumos son importados de Estados Unidos. La genética es muy importante, una mala alimentación lleva a la ruina, comenta.

El productor lamenta en 25 años queden 60 establos (con 180 vacas cada uno). Aunque hace cinco años ya se paró el cierre de éstos.

Hay planes para reubicar la cuenca, por lo que los ganaderos platican con los gobiernos federal y estatal y se hace un estudio de donde es viable la migración. Queremos donde haya forraje para reducir costos de producción. “Nos interesa reubicarnos”, podríamos tener apoyo de los gobiernos federal y estatal, incluso de la FAO.

En el establo 116 del ganadero Alfredo González observamos la sala de ordeña, donde los ganaderos obtienen entre cinco mil litros y 9 mil litros diarios. Las vacas entran en completo orden, casi automatizadas, para que les descarguen del apreciado alimento que llevan en su vientre.

Comprador seguro

Mientras que la gran mayoría de productores del país tienen problemas para comercializar su leche, esta “élite” de pequeños productores familiares, lograron con su calidad llamar la atención de la firma Mondelēz, que tiene un programa que se enfoca principalmente en impulsar a la industria local comprando la producción total de 11 establos de  pequeños y medianos productores del país .

La empresa recolecta cerca de 15 mil litros de leche al día por cada ganadero adherido al programa, los cuales se ubican en los estados en Tizayuca, Lagos de Moreno, León y Aguascalientes.  Los productos se consumen a nivel nacional y una pequeña parte se exporta a Centroamérica y Chile.

“En México, el 35 por ciento de producción nacional procede de pequeñas granjas y, en este caso, 100 por ciento de la producción de nuestros farmers se utiliza para la elaboración del queso crema Philadelphia” comparte César Vela, gerente de Compras de la categoría de quesos de Mondelēz para Latinoamérica.

Nosotros –añade– apoyamos de forma directa a nuestros ganaderos para que tengan asesoría médica y nutricional en la atención a su ganado, mantengan una producción estable, e incorporen mejoras a su procesos productivos y calidad.  A través de las acciones del programa, buscamos generar una relación de valor con cada uno de ellos”.

Proyecta que para el año 2017 la compra de leche de la firma crecerá de 150 mil toneladas a 170 mil, con lo cual se beneficiará a los mismos productores de este año, pero se absorberá el crecimiento de su producción.

En la actualidad, la empresa produce 29 mil toneladas de queso, que ha tenido un crecimiento del 16 por ciento. Pero hace cinco años producían 17 mil toneladas de queso y el potencial es grande.

César Vela señala que no podrían absorber más volumen de leche, ya que hoy están cubiertos con esta “élite de productores”, cuya actividad genera entre 500 y mil fuentes de empleos.

Como líder de este proyecto, recuerda que ante compraban sólo a los intermediarios, pero el beneficio no llegaba al productor primario;  hoy, aunque el costo para la empresa no disminuyó, sí hay una mejor calidad en producto, remarca.

————————————-

*La Secretaría de Economía reporta una producción nacional de 12 mil 807 millones de litros al año.

*Según la FAO, es recomendable consumir 500 ml de leche al día, y reporta que, un vaso de 200 ml de leche entera, proporciona a un niño de 5 años de edad un 21% de los requerimientos de proteína y 8% de las calorías y micronutrientes clave para un sano y correcto desarrollo.

*México mantiene una ingesta 32% menor a la recomendada, de acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpà), por lo que será necesario fomentar en los siguientes años, el consumo de productos y derivados de la leche, que como industria constituye más de 73 mil millones de pesos anuales.