Al rescate del tabaco mexicano - Imagen Agropecuaria

Al rescate del tabaco mexicano

248

Las campañas antitabaco, la reducción en el consumo y la falta de incentivos a la producción y comercialización, ha llevado a la industria del tabaco nacional ha enfrentar múltiples obstáculos para su crecimiento. Sin embargo, hoy en día existe un resurgimiento de esta actividad, sobre todo en los pequeños productores, quienes requiere de apoyos consolidarse.

A propósito del tema, www.imagenagropecuaria.com platicó con el representante de la casa Virreyes de México Cigars, Tomás Victoria Coria, quien señaló que México es un gran consumidor de cigarros y tabaco; sin embargo, en San Andrés Tuxtla, Veracruz, se esta perdiendo la tradición de elaborar puros, porque al haber más cigarrillos la gente deja de fumarlos. Además hay jóvenes que ya no se dedican a esta actividad y así se va perdiendo de generación en generación.

En entrevista, comenta que algunas fabricas de puros o “chinchales”, que trabajan en forma totalmente artesanal, cierran al no haber buenas ventas, pero las grandes compañías siguen fabricando millones de puros al año.

Por ello, el productor considera que faltan apoyos económicos por parte del gobierno federal para sacar el campo tabacalero veracruzano adelante y así producir y fabricar puros para la exportación a países como Estados Unidos y España –uno de los países interesados en el tabaco mexicano es China, según información de la Sagarpa.

En la región uno de los principales productores de tabaco es República Dominicana, con 300 millones de puros al año; mientras que en México las grandes fábricas producen apenas unos 600 mil puros. “Los pequeños productores fabricamos menos, pero estamos comprometidos con la calidad antes que con la cantidad”, recalca.

Tras reconocer que la Ley antitabaco y las campañas para dejar de fumar han impactado en las ventas de esta industria, expone que no obstante en México esta resurgiendo el consumo de puro entre las nuevas generaciones, lo cual tiene que ver mucho las redes sociales, a través de las cuales se difunde este producto.

En el ámbito nacional los principales consumidores de puros se ubican en las ciudades de México, Guadalajara, Monterrey, Veracruz, Campeche, Cancún, Tijuana y Baja California Norte.

Aun cuando el tabaco mexicano es reconocido a nivel mundial y existen empresas grandes de Nicaragua y Dominicana que vienen a comprar tabaco a México. Tomás Victoria Coria expone que faltan políticas que permitan a los pequeños productores exportar su producto.

Afirma que los productores de tabaco respetan la ley, pero como pequeños productores queremos a dar conocer nuestras marcas, por lo que están pidiendo al gobierno federal apoyo para que se autoricen permisos para publicitarnos en revistas especializadas para mayores de 18 años en México, ya que lo podemos hacer en Estados Unidos, pero una portada en un medio de ese país cuesta 20 mil dólares, algo que no podemos pagar.

Tomás Victoria también habla de la diferencia que existe entre fumar cigarro y puro, explica que en el caso del primero las grandes tabacaleras ponen más de 200 químicos para que el humo pase a pulmones y después lo expulsen, mientras que el segundo es la hoja del tabaco envuelta totalmente a mano por expertos torcedores de la región de San Andrés Tuxtla y a la larga hace menos daño.

El productor recomendó a las personas que no fumen, pero si ya lo hacen dejen el cigarrillo y lo cambien por el puro, porque es menos dañino.

Por último, señala que el producto de tabaco tiene buena aceptación a nivel nacional, los clientes dicen que son sus “chocolatitos” o “dulces” para los adultos, y junto con cerveza y mezcal son productos de gran valor para la gente, que se esta dando cuenta que comprar a pequeños productores es adquirir calidad.