Eliminar hambre “compromiso ético innegociable”: FAO - Imagen Agropecuaria

Eliminar hambre “compromiso ético innegociable”: FAO

44

Dice a ImagenAgropecuaria la embajadora especial Hambre Cero para ALyC de la FAO, Guadalupe Valdez.

Eliminar el hambre es un compromiso ético innegociable, porque cuando una niña o un niño en cualquier parte del mundo se va a la cama con hambre es una condición “muy fuerte” porque al final son los infantes son los que más sufren, son los que fallecen, los refugiados, los migrantes, los niños de la guerra o los que que viven en la calle porque los utilizan para pedir dinero.

Así lo expresa, en entrevista con www.imagenagropecuaria.com, la embajadora especial Hambre Cero de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe, Guadalupe Valdez, quien añade que para poder decir que erradicar el hambre no es un sueño o una utopía se requiere que las naciones implementen un conjunto de políticas públicas, intersectoriales, facilitar acceso al crédito a pequeños productores y se necesita de la participación de todos los sectores de la sociedad.

–¿Cómo hacer que la palabra hambre deje de ser utilizada como demagogia?

–El tema del hambre tenemos que verlo como un derecho, el derecho a la alimentación y considerar que lo más importante es la dignidad de las personas. Por eso el tema debe estar enfocado a la protección de los derechos de niños y niñas, porque esa es la generación que en el 2030 llevará el mundo en sus manos y tenemos que pensar en ellos desde ahora.

La representante de la FAO añade que el hambre no se elimina regalando una funda o una despensa; se logra erradicar cuando empoderamos a las mujeres, a los agricultores familiares, a las personas en general; cuando el Estado garantiza, a través de políticas públicas acceso al crédito en igualdad de condiciones para los agricultores familiares, cuando hay acciones de carácter educativo y sensibilización; cuando se fomenta el desarrollo de las capacidades de hombres y mujeres en el área rural, de los jóvenes de todos los sectores para que puedan tener acceso a los alimentos, a partir del trabajo digno, no regalándole cosas.

Durante la conversación, realizada en el marco del 7° Foro del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y El Caribe”, que se realizó en el Senado mexicano la semana pasada,, Guadalupe Valdez expone que el objetivo de ser la generación Hambre Cero, para el año 2030, sólo será una realidad si trabajamos juntos en impulsar estrategias y acciones y compromisos que requiere esta meta.

Dicho objetivo –agrega– depende de tener marcos institucionales, legales y avanzar, en marcos constitucionales en algunos países. Pero lo anterior –acota–,  no es suficiente, porque luego se requiere de voluntad política para colocar en el presupuesto de los países los recursos necesarios para que realmente las políticas públicas, programas y acciones se puedan llevar a la práctica. También se necesitan esfuerzos de concertación  y coordinación entre los diferentes actores de la sociedad.

Al referirse a las trasferencias s condicionadas, Guadalupe Valdez considera que éstas pueden ser necesarias en algún momento determinado, pero tienen estar planteadas con mucha claridad para que la persona que están en situación de pobreza extrema puedan salir de esta condición, como lo hizo Brasil con 40 millones de persona en los años 2005-2012 con Hambre Cero.

De acuerdo con la FAO, el Reto Hambre Cero tiene cinco objetivos principales: que todos los sistemas alimentarios sean sostenibles, aumentar en 100 por ciento la productividad y el ingreso de los pequeños productores, cero desperdicio de alimentos y pérdidas post-cosecha, que el 100 por ciento de las personas tengan acceso a una alimentación adecuada, durante todo el año, y cero retraso en el crecimiento en niños y niñas menores de dos años.

Guadalupe Valdez San Pedro nació en México, Distrito Federal. Es hija de Lucía San Pedro, mexicana, y Nicolás Quírico Valdez, de nacionalidad dominicana, quien fue exiliado por su activismo sindical y político contra la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, en la República Dominicana (1930-1961).

Fue diputada de República Dominicana durante el período 2010-2016. Encabezó el Frente Parlamentario de la Cámara de Diputados de este país, donde impulsó importantes iniciativas a favor de la erradicación del hambre, como la Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de República Dominicana.

El 31 de agosto del presente año fue designada embajadora especial Hambre Cero de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe.