México debe cambiar políticas públicas ante cambio climático: IMTA

México debe cambiar políticas públicas ante cambio climático: IMTA

227

1,071 municipios están considerados de alta y muy alta vulnerabilidad

México está en riesgo, bajo cualquier escenario de cambio climático, incluso en el más optimista, por lo que tendrá que tomar medidas de adaptación, cambiar las políticas públicas y la legislación para hacer frente a este fenómeno, afirmó el coordinador de Hidrología del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), Mario López Pérez

Las políticas públicas –puntualizó– en la materia implementadas en México datan de hace 20 años cuando las condiciones son diferentes en la actualidad, por lo que sugirió que las nuevas directrices de políticas tomen en cuenta la huella hídrica.

Durante el seminario para periodistas “Vulnerabilidad Hídrica de México ante el Cambio Climático”, aseguró que de los 2 mil 456 municipios del país, mil 071 están considerados de alta y muy alta vulnerabilidad ante el cambio climático.

Mario López señaló que entre las zonas que requieren estrategias inmediatas de adaptación para reducir la vulnerabilidad hídrica superficial asociada a sequías por cambios en el ciclo hidrológico se encuentra el norte de Sinaloa, la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, la cuenca del río Conchos y la parte norte de la cuenca Lerma-Chapala.

El especialista señaló que la agricultura es el sector más vulnerable ante las altas temperaturas y la variabilidad de las precipitaciones pluviales.

Destacó que las zonas de alta vulnerabilidad social como Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Guerrero y la Península de Yucatán coinciden con las que están en alto riesgo frente al cambio climático, por lo que éstas deben ser prioridad en las políticas públicas.

Por su parte el subcoordinador de ingeniería de riego del IMTA, Waldo Ojeda Bustamante, mencionó que ante el cambio climático es necesario mover las fechas de siembra establecidas en los ciclos agrícolas o buscar nuevas semillas que se adapten al clima.

Refirió que se han hecho estudios de rendimiento, por ejemplo, en maíz de Sinaloa, que es el cultivo más importante en nuestro país, donde dependiendo de cuando se siembra se puede tener una disminución del rendimiento de hasta 30 por ciento si se hace en octubre y del 7 por ciento si la siembra es en noviembre.

El frijol, aseguró, es un producto vulnerable al cambio climático, porque arriba de los 30 grados la producción prácticamente se nulifica, entonces para que esperar 30 o 40 años si los mapas nos indican que en los lugares donde actualmente se siembra, Zacatecas, hay altas temperaturas, lo cual impide una alta productividad.

Además también hay que pensar en la cantidad de agua que consumen los productos, es necesario sembrar ciertos cultivos que no requieran mucha agua en zonas donde hay carencias de ésta.

Waldo Ojeda aseguró que si se va a invertir se debe hacer en nuevas semillas o planear nuevas fechas de siembra, acciones de adaptación que son de bajo costo. Sin embargo, acotó esto desencadenará nuevos retos, porque el que se concentren las fechas de siembra en un mes o dos demandará más agua y no siempre se tiene la suficiente.

Además, agregó, que si se mueven las siembras, las cosechas se concentrarán en poco tiempo y se tendrán que guardar en almacenes o tener nuevos canales de comercialización.

En este encuentro se presentó el “Atlas de vulnerabilidad hídrica en México ante el cambio climático”, el cual aseguraron los directivos del IMTA servirá como herramienta para diseñar políticas públicas y tomar medidas de adaptación. “Es una radiografía donde se muestran las zonas con mayor vulnerabilidad que es donde se debe poner mayor esfuerzo”.