Académicos contra derogación de ley que protege guacamayas, loros y pericos - Imagen Agropecuaria

Académicos contra derogación de ley que protege guacamayas, loros y pericos

403

132 académicos enviaron una solicitud a la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Senado de la República, en la que piden se tome en cuenta su opinión en contra de que se derogue el artículo en la iniciativa de Ley General de Biodiversidad que protege a los pericos y guacamayas del saqueo indiscriminado en las poblaciones silvestres.

El Art. 60 bis 2, es el artículo de la actual Ley General de Vida Silvestre que fue  añadido en el 2008 y que la Ley General de Biodiversidad pretende derogar. Los psitácidos mexicanos son un grupo de aves muy vulnerables de las cuales 11 especies están clasificadas como en peligro de extinción, 6 especies como amenazadas y 4 como en protección especial, y solo una no está clasificada dentro de la NOM-059-SEMARNAT-2010.  Actualmente la ley protege a estas especies que han perdido su hábitat en un 45-87% del territorio, pero que además siguen siendo atacadas por el saqueo ilegal.

La vulnerabilidad de estas especies está creada principalmente por factores antropogénicos como la deforestación y la captura ilegal para el mercado de mascotas. Por otro lado, son especies longevas, con maduración sexual tardía y cuyo crecimiento poblacional se ve afectado por la falta de nidos adecuados que impide que un porcentaje substancial de los adultos reproductores pueda anidar cada año. Esta situación limita el número de volantones que pueden ser reclutados a la población anualmente. En consecuencia, la recuperación de una población que ha sido disminuida por factores como la deforestación o el tráfico ilegal, es muy lenta aun cuando se hayan detenido por completo las amenazas que enfrentan.

La prohibición del 2008 ha ayudado a detener el tráfico ilegal que es uno de los factores que afectan a las poblaciones silvestres y que para algunas poblaciones es la amenaza más importante. Según datos de la PROFEPA los aseguramientos después del 2008 han disminuido en un 32%, gracias a la prohibición y también a una campaña educativa que se ha implementado desde el 2009. La prohibición del 2008 también ha motivado a que algunos criaderos participen en la recuperación de sus poblaciones.

El quitar la prohibición solamente traerá efectos negativos para la conservación de los pericos y guacamayas mexicanos, se aumentará el tráfico ilegal afectando negativamente los esfuerzos de educación y conservación que se están haciendo, al igual que las posibilidades de aprovechamiento no extractivo (ecoturismo) que son muy atractivas.

Por otro lado, al no haber condiciones administrativas para la aplicación infalible de los reglamentos, la eliminación de la protección en la ley llevará a la mayor disminución y finalmente extinción de guacamayas, loros y pericos en el país.

Por todo lo anterior, los académicos abajo firmantes, solicitaron a la Comisión de Medio Ambiente del Senado que se mantenga la prohibición al aprovechamiento extractivo y de subsistencia de los psitácidos en la Ley General de Biodiversidad.

La petición es firmada por 132 investigadores destacados de 10 instituciones académicas de México.

Fuente: Comunicado de académicos