Desplazamiento forzado en Chiapas amenaza para niños y adolescentes - Imagen Agropecuaria

Desplazamiento forzado en Chiapas amenaza para niños y adolescentes

191

En Chiapas, México,  bajas temperaturas y los peligros constantes amenazan las vidas de más de 5,000 mil personas desplazadas en Chiapas, según UNICEF, entre ellas más de 2,000 niños, niñas y adolescentes y más de 100 mujeres embarazadass

UNICEF, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, señaló que el desplazamiento forzado de familias en Chiapas, obligadas a vivir en condiciones infrahumanas como resultado del conflicto territorial entre las comunidades de Chenalhó y Chalchihuitán, somete a sus miembros más jóvenes a riesgos inaceptables.

Esta preocupación de UNICEF ha quedado tristemente demostrada en la declaración del Presidente Municipal de Chalchihuitán, según la cual ya ha muerto un bebé de tan sólo tres días de nacido y tres niñas menores de cuatro años de edad (además de dos adultos mayores) debido al frío y a la escasez de alimentos en la zona en donde las familias afectadas se han visto forzadas a buscar refugio.

“Es absolutamente inaceptable que hoy en día, en México, mueran niños de hambre y de frío,” señaló Christian Skoog, Representante de UNICEF en el país.

“Desde UNICEF pedimos a todo actor involucrado en el conflicto que piense como ser humano, como padre, como madre o hermano, y que coloque el deber de proteger a la infancia al centro de sus consideraciones y acciones respetando el principio del interés superior de la niñez que está establecido en el artículo 4to de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.”

Las bajas temperaturas, el poco o nulo acceso a agua potable, la insalubridad en materia de higiene y saneamiento, los brotes de enfermedades y el peligro constante que los acecha, amenazan las vidas de más de 5,000 mil personas desplazadas, entre ellas más de 2,000 niños, niñas y adolescentes y más de 100 mujeres embarazadas, según reportan actores de la sociedad civil presentes en la zona.

El escalamiento de tensiones ha llevado, además, a la suspensión de clases en la zona desde el 18 de octubre y al cierre de caminos de acceso hacia otras áreas, perjudicando no solo a la población desplazada, sino también a la población receptora, por ejemplo porque no pueden trasladarse a sus escuelas o porque existe un desbasto de productos y servicios que podría afectar también su salud y bienestar.

“Lo que están viviendo miles de niños y niñas en Chiapas es intolerable, ya que están muy asustados y son altamente vulnerables”, enfatizó Skoog.

De acuerdo con información proporcionada por las organizaciones locales, la asistencia humanitaria ha sido insuficiente y el acceso restringido. Si bien la mayoría de los desplazados se han refugiado en la cabecera municipal de Chalchihuitán, más de 1,000 personas (de las cuales casi la mitad son niños) permanecen refugiados a la intemperie en las montañas, lo que los coloca en una situación de mayor vulnerabilidad.

La situación, señala UNICEF, requiere de soluciones integrales a corto, mediano y largo plazo que aborden las causas subyacentes del conflicto, permitan la implementación de medidas urgentes de protección (tal como lo establece la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes), faciliten el pronto regreso de los afectados a sus hogares y garanticen su seguridad a todo nivel.

“Reestablecer el libre tránsito para garantizar el acceso de la ayuda humanitaria y aplicar de inmediato los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos de la Organización de Las Naciones Unidas, la Ley para la Prevención y Atención del Desplazamiento Interno en el Estado de Chiapas y la Ley Estatal de Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes del Estado de Chiapas, son medidas de importancia vital en este momento”, señaló Skoog.

“En situaciones de conflicto como ésta en Chiapas, los niños, niñas y adolescentes son siempre los más afectados. Debemos trabajar juntos para proteger su acceso a agua potable, alimentos, servicios de salud y atención psicosocial, etc. Sólo así podrán sobrellevar las consecuencias del conflicto y volver de inmediato a las condiciones de normalidad, al juego y al aprendizaje escolar”.

UNICEF apela a los tres niveles de gobierno y a los actores del conflicto a que continúen los esfuerzos por encontrar una resolución que ponga en el centro del diálogo la protección y el interés superior de la infancia. La organización reitera su disposición para brindar el apoyo y la asesoría técnica necesarios para garantizar los derechos de la infancia y la adolescencia durante este proceso.

Fuente: UNICEF