Destaca informe impacto ambiental y económico de biotecnología agrícola - Imagen Agropecuaria

Destaca informe impacto ambiental y económico de biotecnología agrícola

276

Dorchester, Reino Unido.- Un nuevo informe divulgado hoy por PG Economics destaca que a lo largo de los últimos 20 años, la biotecnología en los cultivos redujo significativamente el impacto ambiental de la agricultura, y estimuló el crecimiento económico en los 26 países donde ésta se usa.

Esta tecnología agrícola ha contribuido a preservar los recursos naturales de la tierra permitiendo, al mismo tiempo, que los agricultores cultiven más y obtengan cosechas de alta calidad. También ha ayudado a aliviar la pobreza de 16.5 millones de agricultores, en su mayoría con pequeñas plantaciones, en los países en desarrollo, señala el documento.

“En los últimos 20 años en aquellos sitios donde los agricultores han tenido el acceso y la opción de cultivos biotecnológicos y genéticamente modificados, han adoptado generalmente la tecnología, contribuyendo a un suministro sostenible de alimentos y un ambiente mejor donde viven”, dijo Graham Brookes, director de PG Economics y coautor del informe.

El texto abunda en que la biotecnología de cultivos ha reducido significativamente las emisiones de gases de la agricultura que contribuyen al “efecto invernadero”, ayudando a que los agricultores adopten prácticas más sostenibles como la labranza reducida, lo cual disminuye la quema de combustibles fósiles y retiene más carbono en el suelo. Por ejemplo, si en 2015 no se hubieran usado cultivos biotecnológicos se habrían enviado a la atmósfera 26,700 millones más de kilogramos de dióxido de carbono, el equivalente a la adición de 11.9 millones de vehículos automotores en las autopistas

Resalta que entre 1996 y 2015 la biotecnología de cultivos ha reducido la fumigación de productos para la protección de plantas en 619 millones de kilogramos, una disminución global del 8.1 por ciento.  Como resultado, los agricultores que usan cultivos biotecnológicos han reducido en 18.6 por ciento el impacto ambiental vinculado con sus prácticas de protección de los cultivos.

Además, de acuerdo al informe, los cultivos biotecnológicos permiten que los agricultores obtengan mejores cosechas sin la necesidad de usar más tierra, ya que en 2015 el mantenimiento de los niveles globales de producción hubiera requerido la plantación de 8.4 millones de hectáreas (ha) adicionales de soya, 7.4 millones de ha de maíz, 3 millones de ha de algodón y 0.7 millones de ha de canola. Esto equivale a la necesidad de 11 por ciento de tierra arable adicional en Estados Unidos, o casi el 31 por ciento de la tierra cultivable en Brasil o el 13 por ciento de las tierras en cultivo en China.

También destaca que la tecnología de cultivos resistentes a los insectos (RI) usada en el algodón y el maíz ha mejorado de manera sostenida los rendimientos al reducir los daños causados por las pestes. Entre 1996 y 2015 entre todos los usuarios de esta tecnología los rendimientos han aumentado en un promedio de 13.1 por ciento en el cultivo de maíz RI, y de 15 por ciento en algodón RI comparado con los sistemas de producción convencionales. Los agricultores que cultivan soya RI para comercialización en América del Sur han visto un aumento promedio del 9.6 por ciento en los rendimientos desde 2013

En algunos países, la tecnología tolerante a los herbicidas (TH) ha mejorado los rendimientos mediante un mejor control de las hierbas. Por ejemplo, en Bolivia, la soya TH ha mejorado los rendimientos en 15 por ciento. En Argentina la tecnología TH ha ayudado a que los agricultores cultiven una zafra adicional de soya después del trigo en la misma temporada de cultivos

Los agricultores que usan biotecnología en los países en desarrollo, muchos de los cuales tienen muy bajos recursos y poseen pequeñas parcelas de tierra, continúan obteniendo las mayores ganancias de rendimiento con el uso de la tecnología, apunta el informe.

A lo largo de 20 años la biotecnología de cultivos ha sido responsable por la producción adicional de 180.3 millones de toneladas de soya, 357.7 millones de toneladas de maíz, 25.2 millones de toneladas de fibra de algodón y 10.6 millones de toneladas de canola

Mediante un mejor control de pestes y hierbas la biotecnología ayuda a que los agricultores incrementen sus rendimientos, lo cual lleva a ingresos más altos y vidas mejores para ellos y sus familias. En 2015 el beneficio económico neto a nivel de la granja fue de 15,500 millones de dólares, equivalente a un incremento promedio de ingresos de 90 dólares por hectárea. Entre 1996 y 2015 el beneficio neto global a nivel de la granja fue de 167,700 millones de dólares

PG Economics enfatiza que la biotecnología de cultivos sigue siendo una buena inversión para millones de agricultores. En 2015, por cada dólar adicional invertido en semillas para cultivos biotecnológicos, los agricultores percibieron un promedio de 3.45 dólares

En 2015 los agricultores en los países en desarrollo recibieron 5.15 dólares por cada dólar adicional invertido en semillas para cultivos biotecnológicos, en tanto que los agricultores en los países desarrollados recibieron 2.76 dólares por cada dólar adicional invertido en semillas para cultivos biotecnológicos.

Fuente: Agrobio México