Espera Aserca bajo nivel de precios agrícolas y costos de producción altos para 2018 - Imagen Agropecuaria

Espera Aserca bajo nivel de precios agrícolas y costos de producción altos para 2018

258

Para 2018 la expectativa es que los precios se mantengan en los niveles actuales, e incluso bajen, mientras que los costos de producción se eleven, alentando la falta de rentabilidad de los campesinos debido, en parte, al incremento del tipo de cambio, afirmó el director de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca), Alejandro Vázquez Salido.

Al reconocer ante diputados que para el próximo año continuará un esquema de precios de productos agropecuarios muy complejo, con desafíos importantes por vencer, previó que el próximo año arranque con una cotización peso-dólar alta, con incertidumbre, y su nivel dependerá del resultado de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con la perspectiva de que el valor del dólar baje, de proseguir dicho acuerdo.

Durante una reunión con los integrantes de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, apuntó que se requiere una revisión “holística”, en donde no sólo se definan los precios que se quieren, sino atajar el nivel de costos y productividad. Destacó la necesidad de dar mayor valor agregado a los granos producidos en el país, para asegurar la captación de más recursos.

Precisó que ante el cambiante mercado alimentario, los retos para 2018 exigen una respuesta institucional expedita, para atenderlos con diligencia y oportunidad, en coordinación con los gobiernos de los estados, de forma interinstitucional y en consenso con organizaciones y compradores.

Aseguró que el negocio se encuentra en la comercialización de productos; no obstante, apuntó, el problema es que el productor no participa en ese proceso y se debe empoderar para que compita en mejores condiciones.

Sobre el reordenamiento del mercado, indicó que se requiere hacerlo más eficiente, mediante la agricultura por contrato y coberturas anticipadas que protejan a los campesinos; estimó que en este esquema se incluirán 19 millones de toneladas para 2018, similar al del presente año.

En apoyo a la comercialización, continuó, Aserca tiene en funcionamiento el Centro de Inteligencia de Mercados Alimentarios, mediante una página de Internet, cuyo objetivo, a partir de 2018, es ofrecer reportes de precios semanales, para que los productores los conozcan y puedan tomar decisiones con mayor oportunidad, a fin de que no lo vendan a los “coyotes” que se acercan a su parcela.

Sobre todo, agregó, porque los pequeños productores no tienen capacidad propia y recurren a despachos para que los orienten. Por ello, dijo, se busca evitar ese tipo de prácticas, de manera que el campesino tenga la información que lo conduzca a mejores soluciones.

Para alentar la comercialización, explicó que es vital el almacenamiento de productos, cuyo excedente se coloque en el mercado. Por ello, se evalúan las bodegas existentes para rehabilitarlas, se capacite a los productores y contrate a gente experta para que las administre, y “no haya elefantes blancos”.

Vázquez Salido apuntó que, por disponibilidad presupuestal, se establecerán límites máximos de apoyo por estado y ciclo, es decir, no se comprometerá un recurso que no se tenga.

Se privilegiará la ayuda a la rentabilidad para las cosechas del próximo año, ya que los productores no lograron cubrir sus costos de producción en un 12 por ciento abajo, mediante acciones preventivas, con el fin de que sea el mercado el que pague las diferencias de costos, y permita mantener un nivel mínimo de ingreso a los campesinos.

Por ello, afirmó que debe buscarse una política de largo plazo, que otorgue certidumbre al productor mediante la organización y un empoderamiento que le permita ganar el mejor nivel de ingreso, mediante la promoción económica de productores. Además, prosiguió, aglutinar a los compradores, vincular el crédito y la capacitación, y que el campesino siembre lo que el mercado demanda, para que los precios se mantengan estables.

El diputado Germán Escobar Manjarrez (PRI), presidente de la instancia legislativa, resaltó la importancia de conocer la situación actual de Aserca y el ejercicio presupuestal al cierre de 2017, así como la expectativa para el próximo año.

Refirió que la comisión logró aumentar el presupuesto del 2018 para el sector en mil 400 millones de pesos, lo cual debe redundar en el apoyo a los pequeños productores.

El diputado Miguel Alva y Alva (Morena) afirmó que la situación real del campo mexicano es preocupante y debe reconocerse que no está bien. Propuso hacer un alto y analizar por qué prevalecen los problemas, sobre todo porque los productores del centro y sur del país no tienen el apoyo de Aserca.

Recomendó que esta institución establezca registros de información confiables, para generar estadísticas sobre comercialización de productos, así como realizar un estudio para determinar a los productores con problemas de comercialización de productos agropecuarios en el país.

Preguntó a Vázquez Salido: ¿qué plan hay para que el campo realmente empiece a sentir el efecto positivo de las acciones emprendidas?, porque a cinco años de la actual administración federal, no se observa.

El priista Óscar García Barrón apuntó que los esquemas de comercialización que establece Aserca cada año se corrompen por los “coyotes” e intermediarios, en perjuicio de los pequeños productores y sus familias. Además, señaló, sólo ayuda a vender un tercio de la cosecha de frijol, dañándose la economía de los más pobres.

Urgió un esfuerzo adicional del gobierno federal para apoyar a las regiones temporaleras del sector social, que tienen una cosecha al año, y de ella depende su sobrevivencia. Consideró insuficiente la ayuda a los productores de frijol, al pagarles 13.50 pesos por kilo (13 mil 500 pesos la tonelada), más 1.25 pesos que les ofrece Aserca.

Destacó que en el campo nacional no todo está bien, porque el sector comercial es el que genera la productividad y capta las ganancias, mientras 4.5 millones de pequeños productores del sector social no están incluidos en ese esquema, porque producen para sobrevivir.

Los pequeños productores ocupan casi 102 millones de hectáreas, equivalentes al 51 por ciento del territorio nacional, con un nivel de vida de carencias. “Tenemos que voltear a ver las regiones de olvido, rezago, pobreza y miseria, porque son 4.5 millones de familias que sobreviven con penurias en el campo”.

Alertó sobre las condiciones de vida de los campesinos, las cuales se empeoran cada día, ya que son cuestión de seguridad nacional. Refirió que los precios de los productos agropecuarios no alcanzan a cubrir los altos costos de producción que se registran.

Por Movimiento Ciudadano, el legislador Salvador Zamora inquirió al funcionario sobre la tardanza en la entrega de apoyos a los productores de maíz desde 2014 a la fecha.

También, respecto a los problemas que tiene el programa de agricultura por contrato, ya que deja fuera a muchos pequeños campesinos, quienes tienen mayores dificultades para colocar sus productos en el mercado, mientras se privilegia al sector pecuario.

El diputado del PRI, Edgardo Melhem Salinas, cuestionó sobre el pago a productores de sorgo en Tamaulipas, el mayor productor del país. Respecto a la rentabilidad, indicó que no hay una definición clara de cuál va a ser el mecanismo de pago para los productores de sorgo y maíz.

El diputado Evelio Plata Inzunza (PRI) sostuvo que se sigue con el mismo discurso, cuando el campo no está bien. Preguntó sobre la propuesta del gobierno federal para alentar la agricultura y fortalecer el mercado nacional, no sólo el de exportación.

“¿Por qué no se ha logrado reordenar los costos de insumos y mantenerlos estables, ya que se reflejan en aumentos de entre 30 a 40 por ciento en los precios de producción, y a los consumidores impacta en 15 por ciento, con lo que no se accede a la rentabilidad en la producción?”, planteó.

Fuente: Cámara de Diputados