Si EU cierra acceso al azúcar mexicana; México frenará ingreso de fructosa - Imagen Agropecuaria

Si EU cierra acceso al azúcar mexicana; México frenará ingreso de fructosa

292

El presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), Juan Cortina Gallardo, expresó que México busca una negociación con Estados Unidos en materia de edulcorantes que beneficie a ambas partes, pero consideró que si la administración del presidente Donald Trump cierra el ingreso al azúcar mexicana la postura del gobierno mexicano debe ser firme y cerrar nuestro mercado a la fructosa estadounidense, que representa un millón 300 mil toneladas.

Recordó que nuestro país mantiene –desde octubre de 2015– un acuerdo suspensión de las investigaciones por antidumping y subsidios contra las exportaciones mexicanas de azúcar hacia Estados Unidos; sin embargo, en noviembre de 2016, el Departamento de Comercio de EU inició un proceso de revisión, bajo el argumento de que algunas transacciones no cumplían con los acuerdos entre las partes, que establecían cuotas de importación y un precio mínimo del azúcar.

La semana pasada, informó la CNIAA, ante la controversia respecto al comercio de edulcorantes entre México y Estados Unidos, la Secretaría de Economía (SE) canceló los permisos vigentes de exportación de azúcar hacia EU, con la finalidad de evitar sanciones ante “una interpretación errónea” de los convenios entre ambos países, lo cual afecta hasta el momento, el comercio de entre 100 mil y 120 mil toneladas de azúcar mexicana; mientras que el vecino país el tema de la fructosa podría afectar a procesadores como Cargill y Archer Daniels Midland.

El 10 de marzo pasado, en una conferencia conjunta con el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, se dijo “sorprendido” por la decisión del gobierno mexicano de suspender los permisos de exportación de azúcar a su país y reconoció que la medida adoptada por México generó preocupación en el mercado de endulzantes estadounidense.

Juan Cortina expuso, en rueda de prensa, que si el gobierno estadounidense cancela el acceso al mercado americano, si no llegamos a un acuerdo e imponen aranceles al azúcar mexicana, la industria nacional solicitará cerrar el acceso de fructosa de los Estados Unidos hacia México.

Consideró que en esta nueva ronda de negociaciones y revisión de los acuerdos de suspensión –cuya fecha límite se extendió al 4 de abril– el que tiene todo que perder si cierra el ingreso al azúcar mexicana es Estados Unidos, porque todos modos deberá importarla de terceros países, porque ellos no la pueden producir, no tienen la capacidad, no tienen el clima, no tienen las plantas, y además los estadounidenses poco a poco prefieren más el azúcar de caña, que fructosa, elaborada a partir de organismos genéticamente modificados como maíz o remolacha.

Otra dificultad para EU en caso de cerrar el acceso al azúcar mexicana es donde colocar la fructosa que envía hacia México, ya que el volumen que importa nuestro país, “no la puede vender en ningún otro lado, porque hay temas de logística muy importantes”.

De acuerdo con cifras del Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (Conadesuca), en el periodo 2015–2016, las importaciones de jarabe de maíz de alta fructosa, provenientes de EU, ascendieron a 958 mil 151 toneladas métricas, destinadas principalmente a la producción de refrescos.

Según la CNIAA para la temporada 2016–2017 se estimó una demanda de azúcar mexicana, por parte de Estados Unidos, de 820 mil toneladas; de octubre de 2016 a la fecha, se realizaron 55 por ciento de los envíos. Sin embargo, en diciembre pasado se dio a conocer que EU quizá sólo necesitaría 720 mil toneladas.

México a la fecha ha mandado cerca de 380 mil toneladas al mercado americano, pero recién se anunció que las necesidades del mercado estadounidense son de un millón 164 mil toneladas, un incremento del 64 por ciento respecto a los números que había publicado el mismo Departamento de Agricultura en el mes de diciembre, puntualizó Cortina Gallardo.

Expuso que la SE en aras de no tener ningún tipo de incumplimiento con los acuerdos de suspensión que se pudiera malinterpretar, canceló permisos de exportación de las últimas dos o tres semanas de marzo y a partir del primero de abril ya podemos mandar el 100 por ciento de lo que nos habían otorgado.

El empresario subrayó que esta ronda de negociaciones del acuerdo de suspensión sería la tercera y debe ser la definitiva. Consideró que el sector americano está queriendo aprovecharse de este proceso para poder hacerse de un monopolio de azúcar refinada en Estados Unidos –en manos de la empresa American Sugar Refining– con la azúcar cruda que le envíe México.

Juan Cortina recordó que México tiene una producción cercana a 6 millones 100 mil toneladas de azúcar, con un consumo interno de alrededor de 4.4 millones de toneladas, por lo que sobran más de un millón 800 mil toneladas de azúcar, la cual se exporta a diversos mercados, principalmente a Estados Unidos.