“Guardianes” de los bosques de la CDMX - Imagen Agropecuaria

“Guardianes” de los bosques de la CDMX

275

La Ciudad de México tiene una alta concentración demográfica, pero aún existen bosques, que son vigilados por integrantes de brigadas comunitarias o “guardianes”, quienes tienen la enorme responsabilidad de ayudar a su preservación para impedir que la mancha urbana acabe con ellos.

El Área Comunitaria de Conservación Ecológica (ACCE), ubicada en la comunidad de Santiago Tepalcatlalpan de la delegación Xochimilco, se extiende sobre 150 hectáreas catalogadas como suelo de conservación dentro del Sistema de áreas protegidas de esta urbe.

El coordinado técnico del ACCE de esta comunidad, Esteban Arenas, afirma que el grupo de brigadistas tienen la enorme presión de evitar que el desdoblamiento de la mancha urbana pueda invadir este bosque, por lo que tienen que realizar una vigilancia constante. Además vigilan que las personas no depositen basura o se lleven flora o fauna del lugar.

Durante un recorrido por esta zona, explica que entre otras actividades que realiza la brigada comunitaria, conformada por 12 personas, esta la realización de actividades para conservar la flora y fauna del lugar. Entre ellas está la recolección de semillas, las cuales son llevadas al vivero para posteriormente plantarlas en el lugar; combaten las plagas que afectan a los árboles, como el muérdago y el gusano descortezador; monitorean la biodiversidad del lugar y combaten incendios forestales.

Además se han dado a la tarea de ofrecer pláticas de difusión ambiental a primarias y secundarias para hacer conciencia de la importancia de los suelos de conservación por todo el beneficio que les ofrece, no solo a la comunidad sino a toda la ciudad.

Para ello, afirma, reciben apoyo de la Comisión de recursos naturales de la Ciudad de México y apoyos complementarios de la Conafor, que son insuficientes, debido a que no han evolucionado conforme a sus requerimientos, pues las problemáticas cada vez son mayores.

Esteban Arenas detalla que en el lugar tienen más de 36 especies de árboles,   11 tipos de encinos, 10 de pinos, cedro, tepozán, zapote blanco, madroño. Las más abundantes son los encinos y el madroño, además del capulín y el tepozán.

Igual, han identificado 60 tipos de hongos, 33 identificados a nivel especie, 6 pertenecen a la división Ascomycota y 27 a Basidiomycota.

Otras especie que se encuentra en este bosque son las serpientes. Se han registrado la existencia de 13 especies de las cuales ocho son endémicas del lugar: víbora de cascabel, cascabel pigmea mexicana, culebra café coronada, culebra terrestre del centro, culebra terrestre dos líneas, culebra sorda mexicana, lagartija espinosa de collar y camaleón de montaña.

Otro guardián de la zona es Fermín Rosa, quien pertenece a esta brigada y que durante los dos últimos años se ha dedicado a monitorear las aves del lugar. Su trabajo y dedicación le hizo merecedor al premio “Monitor del año” en el 2016 otorgado por la Conabio, por documentar el testimonio gráfico de 76 aves.

Considera que este trabajo requiere de mucha paciencia ya que las aves se desplazan con mucha facilidad y cualquier movimiento o ruido las espanta.

En el ACCE se han identificado 88 especies de aves, como el azulejo, mirlo dorso rufo, chipe rojo, carbonero mexicano, junco ojo de lumbre, entre otros.