Negociaciones del TLCAN podrían prolongarse hasta 2019: CNA - Imagen Agropecuaria

Negociaciones del TLCAN podrían prolongarse hasta 2019: CNA

78

El Consejo Nacional Agropecuario (CNA) proyectó que dado los calendarios electorales de México y Estados Unidos, las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podrían prolongarse hasta el año 2019.

El presidente del organismo cúpula del sector agroalimentario mexicano, Bosco de la Vega Valladolid, consideró que una reforma fiscal exitosa en los Estados Unidos le quitaría presión a la negociación, pero en caso contrario ésta sería mayor.

En entrevista, luego de la presentación del estudio Sector Agroalimentario. Motor de desarrollo económico en México, realizado por GEA (Grupo de Economistas y Asociados), el empresario explicó que de acuerdo con la información que tiene el CNA, las negociaciones, con su ampliación, están en su límite y concluyen en marzo de 2018; y si después de esa fecha no existe un acuerdo entre las partes el proceso se iría hasta 2019, por las elecciones intermedias en Estados Unidos y las presidenciales en México.

Consideró que el hecho de que se haya adelantado dos días el inicio de la quinta ronda de negociación en México –será del 15 al 21 de noviembre– es un indicador de que los negociadores estadounidenses no se quieren levantar y seguirán en las mesas.

Bosco de la Vega subrayó que en la negociación la posición de México y Canadá es muy clara y no aceptarán cuotas, aranceles, “propuestas indecorosas”, ni nada que signifique retroceder, ya que la apuesta es por la expansión del comercio en la región.

Expuso que si la posición de Estados Unidos fuera en el sentido de que ellos van a dominar y controlar temas como el capítulo 19 o reglas de origen, ya se hubieran levantado de la mesa de negociación.

El presidente del CNA planteó que en caso de que no se alcanzará un acuerdo con el TLCAN entrarían las reglas de Organización Mundial de Comercio y habría una caída de entre 1 y 1.9 del Producto Interno Bruto (PIB), un tipo de cambio más caro y la perdida más grave sería para los consumidores de México, Estados Unidos y Canadá.