Peligra la comercialización de Nochebuena de Xochimilco - Imagen Agropecuaria

Peligra la comercialización de Nochebuena de Xochimilco

188

Esto afectaría a cerca de 2 mil 500 unidades (viveros) de producción agrícola; cada una de las cuales se sostiene de 1 a 5 familias, advierten productores.

Productores de Xochimilco externaron su preocupación de que ante la próxima temporada decembrina la producción de Nochebuenas no pueda comercializarse a tiempo, luego de que el único acceso- Avenida Nuevo León- a los viveros y zona chinampera sigue inhabilitada desde hace meses; lo que impide el paso de cualquier tipo transporte.

Precisaron que el hecho de que la rehabilitación de dicha vialidad este inconclusa luego de varios meses de trabajo está afectando gravemente la economía no sólo de los habitantes de dicha demarcación, que en su mayoría se dedican a la producción y comercialización de diversos cultivos chinamperos, como la flor de Nochebuena, cuya temporada se encuentra en pleno auge; no obstante empieza a verse mermada al no poder acceder los compradores a los viveros.

Los afectados –en su mayoría habitantes de la comunidad de Caltongo- informaron que a siete meses de que inicio la obra Rehabilitación y Modernización de la Avenida Nuevo León no tiene para cuando terminar, lo que pone en riesgo la salida de la producción de la “Flor de la Navidad”, como también se le conoce a la Nochebuena, de la cual dependen 2 mil 500 productores.

En conferencia de prensa representantes de los afectados, organizados en –la comisión ciudadana-Caltongo Organizado, explicaron que la importancia de la Avenida Nuevo León, cuya longitud es de 4.5 kilómetros radica en la Avenida Nuevo León conecta al centro de Xochimilco con sus pueblos originarios (San Gregorio, San Luis Tlaxialtemalco y Tulyehualco), con los habitantes de las delegaciones de Milpa Alta y Tláhuac, y con los estados de Guerrero y Morelos.

Es por consiguiente, “la principal vía de comunicación para el transporte y la comercialización de diversos cultivos chinamperos, como la flor de Noche Buena, cuya temporada se encuentra en pleno auge y al mismo tiempo en grave situación de distribución debido a que la avenida inconclusa”, a pesar de que las autoridades delegacionales, encabezadas por Avelino Méndez, se comprometieron a terminarla el pasado 30 de octubre; lo cual ha venido originando problemas de salud, inseguridad, económicos y laborales para los habitantes de la región, manifestó Citlalli Hernández, integrante de Caltongo Organizado.

De ahí que de no movilizarse la flor en estos días los productores locales empezarán a tener pérdidas millonarias para ellos y para las familias que dependen de ellos; al igual que los trabajadores que llegan de Puebla y Oaxaca, principalmente para alquilarse en los viveros o chinampas.

El estancamiento de la comercialización de la Nochebuena afectaría a cerca de 2 mil 500 unidades (viveros) de producción agrícola; cada una de las cuales se sostiene de 1 a 5 familias. Para la temporada navideña el total de las unidades genera un millón 700 mil plantas con un valor aproximado de 106 millones de pesos –a razón de 62 pesos en promedio por planta-, precisó Martha Patricia Gómez Trejo.

La productora de Nochebuena enfatizó: “la situación por la que estamos viviendo es muy crítica, ya que para sacar la producción navideña, además de que se trabaja por nueve meses, se invierte 900 mil pesos y la ganancia sirve de para dar de comer a seis familias durante todo un año.

Cabe destacar que la Ciudad de México ocupa el cuarto lugar en producción de nochebuenas, con 3 millones 200 mil plantas.

Por último, señalaron que la problemática de la citada a venida se agravó luego de los recientes sismos, luego de que el puente vehicular presenta grietas por las que se derraman miles de metros cúbicos de aguas negras al canal nacional, a la zona del canal turístico y al de conservación; recientemente declarado Patrimonio Agrícola de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), por sus siglas en inglés,  además de impedir el paso al transporte público que viene  de las delegaciones de Milpa Alta y Tláhuac. Esta falta de movilidad obliga a los habitantes a caminar tramos de hasta 1.5 kilómetros, exponiéndose a la delincuencia, un problema creciente en la región.