Elaboran zapatos y carteras con piel de pescado - Imagen Agropecuaria

Elaboran zapatos y carteras con piel de pescado

55

Los residuos acuícolas y pesqueros tienen una nueva aplicación gracias a la tecnología de curtido del Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (Ciatec).

De acuerdo con este centro de Innovación, uno de los grandes beneficios de curtir la piel de pescado es su bajo costo de producción comparado con otros materiales. La resistencia de las piezas es similar a la de cualquier otro reptil. La tecnología desarrollada en Ciatec ofrece a los posibles productores la capacidad de pigmentar la piel, darle textura y suavidad que se requiera de acuerdo al producto en la que se desee utilizarla, como bolsos, zapatos y bisutería.

El director general de este centro de investigación Ricardo Jaime Guerra Sánchez, explicó que esta iniciativa surgió tras observar la generación de subproductos de la industria pesquera que son poco utilizados y que representan un nicho de oportunidad de desarrollo y transferencia tecnológica.

Nos dimos cuenta, dijo, que la piel de pescado es una piel que tiene la facilidad de curtirse con una técnica muy especializada, ya que son trozos de piel pequeños los que se pueden recuperar de una carpa (Cyprinus carpio) o tilapia (Oreochromis sp.)”.

Guerra Sánchez señaló  que ellos participaron en la puesta en marcha de criaderos de peces en San Luis Potosí, donde colaboraron a través de la instalación e ingeniería de los criaderos y recuperadores de piel de tilapia, con el apoyo de un fondo mixto del Conacyt y el gobierno de esa entidad, con el fin de desarrollar cadenas productivas. Ahí vieron que la generación de este residuo podría utilizarse para curtiduría y ser benéfico para los productores.

“Nosotros identificamos que tiene características importantes, que son la resistencia al desgarre y la vistosidad, luce muy bien en artículos artesanales como carteras o monederos, pero también en el calzado. La idea fue ver cómo podíamos aprovechar subproductos de la industria pesquera”.

Subrayó que este proyecto está encabezado por el ingeniero del Ciatec Martín Calvillo Mares y la maestra Yolanda Nieto Urroz, con la colaboración de los especialistas en curtiduría Benjamín Aguilar, Walter Valeriano, Pedro Cruz, Raúl Hernández y Víctor Ramírez, que es el encargado de laboratorio.

“Es un grupo bastante sólido, con mucha experiencia y que está en Ciatec desde más de treinta años. Este centro nació precisamente con las especialidades del cuero y el calzado. Este proyecto lo iniciamos en los Nodos Binacionales de Innovación (NoBI) del Conacyt junto con la Oficina de Transferencia Tecnológica (inerTec OTT) de Querétaro. Trabajamos para lanzar tres productos con la intención de crear una empresa y vincular a gente interesada en esta tecnología”.

Puntualizó que con el proyecto de la piel de pescado se llegó hasta el nivel de prototipo, la protección de la propiedad intelectual y la transferencia que requieran las empresas interesadas en desarrollar una planta productiva. Actualmente el Ciatec trabaja con consejos empresariales para dar a conocer este y otros proyectos.

“En León, Guanajuato, contamos con siete parques tecnológicos y existen grupos de consejería de empresarios interesados en conocerlos. Todos los proyectos que realizamos pasan por pruebas de estudio de mercado, factibilidad financiera. Estos proyectos están abiertos no solo al ámbito regional. Todos los productos están patentados y protegidos. Queremos llegar a empresarios, sobre todo jóvenes que están en búsqueda de buenos proyectos; nuestro interés es ser promotores de empresas de base tecnológica hecha en México”.