Productores de leche en México contra tratados comerciales - Imagen Agropecuaria

Productores de leche en México contra tratados comerciales

75

Productores mexicanos de leche avizoran un  panorama sombrío en el 2018, porque existe un alza en los precios de forrajes, los costos de producción, diesel, gasolina y gas aumentan, además de otras materias primas importadas; persiste la devaluación del peso respecto del dólar y hay fragilidad del gobierno para permitir que los importadores de sueros y ‘polvos de leche’ sustituyan a la leche fresca, natural y nutritiva de los productores nacionales.

“La necedad con la que la Secretaría de Economía reincide en mantener dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y del Tratado de Libre Comercio de la Unión Europea y México (TLCUEM) al producto leche y sus derivados, “aterra a los pequeños y medianos productores”, afirmó Álvaro González Muñoz, presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche.

El TLCAN ha pegado duro a los productores de leche México y el resultado es que la balanza comercial específica del subsector pecuario con Estados Unidos, es deficitaria en más de 4 mil millones de dólares; los lácteos contribuyen con 1,500 millones,

Álvaro González lamentó el antinacionalismo del secretario Ildefonso Guajardo, quien a la hora de negociar “se olvida que debe anteponer los intereses de los productores mexicanos por encima de los de productores extranjeros. Es notable su desconocimiento del daño a México y lo miles de empleos que serán sacrificados” en el intercambio comercial, expuso en un comunicado.

Consideró que el TLCAN, TLCUEM y otros tratados formalizados en las últimas décadas, si bien han beneficiado a unos cuantos, en realidad han afectado la economía de millones de mexicanos. Expresó que ya estamos cansados de ser moneda de cambio para beneficio de otros”.

Por otra parte condider reprobable que el titular de SEDESOL compre “leche en polvo” a precios más altos en el mercado internacional, y privilegia a productores de otros países a precios superiores a 2 mil 400 dólares la tonelada, cuando en el mercado internacional se puede conseguir el producto por lo menos a 500 o 600 dólares menos por tonelada.

Además, a la leche de los productores mexicanos le extraen la grasa (que conocemos en su primera etapa como crema) y que, internacionalmente, se cotiza sobre 120 mil pesos la tonelada y LICONSA, otra vez, hace mal su trabajo y la vende más o menos en 60 mil pesos la tonelada. Ya lo hemos dicho: son muy malos para vender la grasa que le sustraen a la leche de los productores de México y peor aún, para comprar la leche en polvo.

Seguramente que, por estas causas, LICONSA año tras año presenta pérdidas superiores a los 3 mil 500 millones de pesos entre 2013 y 2016. Ante estos estados de cuenta deficitarios, los productores de leche exigimos auditorías externas.

Acusó que las empresas se ponen de acuerdo para aplicarnos el precio de compra. En promedio en 2017 el precio se estableció en 6.07 el litro, es decir, 1.23 pesos por abajo del costo de producción (7.30 por litro). Después se ponen de acuerdo para fijar el precio al consumidor, el cual al día de hoy ronda los 17.20 pesos el litro. “Esto lo padecemos más de 130 mil productores, que no somos socios de alguna planta de captación y procesamiento de leche”, reiteró que el Frente Nacional está en pláticas con asociaciones de consumidores para exigir orden en el mercado de la leche.

Ante los diputados y senadores de la República, los productores de leche les pedimos no autorizar ni firmar ningún acuerdo comercial que tenga que ver con lácteos. “Ni con Europa ni TLCAN, mientras no se resuelva el problema de los productores mexicanos.