Recursos para agro se han ejercido en 96.6%; sin corrupción ni intermediarios: Sader - Imagen Agropecuaria

Recursos para agro se han ejercido en 96.6%; sin corrupción ni intermediarios: Sader

279

El titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula, rechazó que exista un subejercicio de recursos en la dependencia y aseguró que se ha ejercido 96.6% del presupuesto para el presente año. Igual destacó que para 2020 la dependencia ejercerá el presupuesto que apruebe la Cámara de Diputados “sin corrupción ni intermediarios”.

Al comparecer ante el pleno de dicho organismo legislativo, como parte de la Glosa del Primer Informe de Gobierno, el funcionario federal fue cuestionado por  los legisladores por la reducción presupuestal de casi 20 mil millones de pesos (mdp) que se plantea en la propuesta del Ejecutivo para el 2020 –que suma un total de 46 mil mdp– y la baja en asignaciones a programas en materia de comercialización y apoyo al sector ganadero.

En respuesta a los planteamientos de los diputados, Villalobos Arámbula puntualizó que el presupuesto original para el presente año fue de 65 mil 435 mdp, el modificado quedó en 62 mil 588 mdp, cuya reducción se explica por los 3 mil mdp del Programa Crédito Ganadero a la Palabra que se reasignaron a Precios de Garantía.

De tal manera, continuó, que del “presupuesto disponible” de 52 mil 921 mdp ya se ejercieron 51 mil 118 mdp, es decir, 96.6% mil mdp, por lo que no llevamos un subejercicio de recursos y sólo restan mil 800 mdp a ejercer para el cierre de 2019.

Víctor Villalobos fue enfático en que para el próximo año no obstante el presupuesto que se anticipa con esta reducción, no va a detener esta gestión que estamos haciendo de hacer un uso más directo, una concentración más específica hacia proyectos estratégicos y el acompañamiento en bienes públicos y sanidades para la agricultura comercial.

Ante los cuestionamientos de los legisladores de que se esta dejando de apoyar a los productores agropecuarios comerciales, el titular de la Sader subrayó que ningún sector está excluido, pero “el actual gobierno tiene el imperativo moral” de apoyar más a quienes han sido más desfavorecidos”.

Todos los agricultores, indígenas, pequeños, medianos y grandes productores, son importantes para el rescate del campo, pero cada sector tiene necesidades diferentes y necesitamos un modelo de desarrollo inclusivo, con políticas públicas diferenciadas para las realidades económicas distintas en nuestro propio territorio nacional”.

Hizo hincapié que no se puede permitir que la desigualdad se continúe profundizando entre la agricultura empresarial, la mediana y pequeña agricultura. “No es posible que de casi 7 millones de personas con actividad agrícola en México, 65 por ciento perciba ingresos menores a cinco salarios mínimos y el 27 por ciento ni siquiera cuente con algún ingreso”.

Consideró que la agricultura mexicana altamente competitiva, que ha desafiado las demandas más estrictas de los mercados del mundo, debe empujar el desarrollo de aquellas agriculturas que difícilmente pueden satisfacer y solventar sus necesidades más apremiantes. Para ello, es clave la acción reguladora del Estado.

El responsable de la política agroalimentaria de país planteó trabajar, en conjunto con los legisladores, una política de Estado para el uso sustentable del agua para la agricultura en el largo plazo.

Rescate del campo en marcha

Víctor Villalobos anotó que en el primer año de gestión del gobierno federal, el rescate del campo está en plena marcha y la recuperación de la seguridad alimentaria del país. Anticipó un aumento en la producción de granos básicos, donde hay una reducción en importaciones de maíz blanco de 532 mil toneladas; en maíz amarillo la baja es del 6.6%; en trigo, 2.1%; en frijol, 39.9%, es decir, 67 mil toneladas; en arroz, 1.4%, unas 467 mil toneladas.

No obstante, consideró que “no podemos sentirnos satisfechos de lo logrado, mientras exista hambre en el campo y pobreza extrema; erradicar la pobreza será un logro que nos beneficie a todos, porque además de ser justo, contribuye a la estabilidad económica y social de nuestro país”.

En su primera intervención, el titular de la Sader expuso que “más del 55 por ciento de la población rural nacional vive en pobreza y, de éstos, el 16.4 por ciento registra pobreza extrema”, apuntó.

Sostuvo que esta administración se propone aumentar la disponibilidad de alimentos básicos y reducir la dependencia de las importaciones, con el acompañamiento a los productores y la vinculación de la innovación y las tecnologías, lo que  permitirá también incidir en sacar de la pobreza y la marginación a las familias del sector rural.

Por otra parte, detalló que el trabajo de los productores nacionales permite registrar una balanza comercial agropecuaria y agroindustrial superavitaria, que alcanzó los seis mil 688 millones de dólares en el reporte de enero a julio de este año.

Queremos promover inversiones con productores altamente tecnificados y gestionar el otorgamiento de estímulos fiscales para las unidades económicas rurales, además de aplicar precios preferentes para diésel y gasolina en el sector acuícola y pesquero”, apuntó.

Abundó que los programas Producción para el Bienestar, Precios de Garantía, Fertilizantes, Crédito Ganadero a la Palabra y de Apoyo a Cafetaleros y Cañeros, han demostrado que con la entrega de recursos de manera directa y sin intermediarios es posible causar un mayor impacto entre quienes tienen el derecho a recibir estos beneficios.

Especificó que bajo este nuevo esquema para el campo se logró dispersar el 75 por ciento del presupuesto a cerca de 1.2 millones de productores en el primer trimestre del año, lo que permitió a los agricultores invertir anticipadamente en insumos productivos en alrededor de 4.5 millones de hectáreas de granos.

Además, dijo, al 30 de septiembre se logró alcanzar el ciento por ciento de las metas programadas en beneficio de 1.8 millones de productores y más de 2.5 millones de predios.

Puntualizó que 4.3 millones de unidades económicas rurales (81.3 por ciento) tienen una agricultura familiar, de subsistencia y autoconsumo, o con limitada vinculación al mercado, segmento al que fue posible destinar el 49 por ciento del presupuesto con los programas Producción para el Bienestar, Precios de Garantía, Fertilizantes, Crédito Ganadero a la Palabra y de apoyo a cafetaleros y cañeros.