Industria avícola mexicana seguirá creciendo pese a influenza - Imagen Agropecuaria

Industria avícola mexicana seguirá creciendo pese a influenza

132

No obstante los focos de influenza aviar de alta patogenicidad que se han presentado en las últimas semanas en México, la Unión Nacional de Avicultores (UNA) mantiene su proyección de que la industria avícola nacional crecerá al 3 por ciento al finalizar 2016.

Entre 1994-2015, la producción de huevo en el país ha mantenido un aumento de 2.9 por ciento promedio anual y el año pasado cerró en 2.6 millones de toneladas, con un valor estimado en más de 52 mil millones de pesos.

Al término del presente año se espera que el consumo per cápita sea de casi 23 kilos, no obstante para el nuevo presidente de la UNA, César Quesada Macías, el reto más importante es seguir con el incremento el consumo de productos avícolas, huevo, pollo y pavo. “El huevo ha demostrado ser un alimento estratégico en el país, pero todavía su consumo tiene mucho futuro”, subrayó.

En el caso del pollo la producción que se espera para 2016 es de 3.2 millones de toneladas, un crecimiento de 3 por ciento, con un valor de 79.4 mil millones de pesos.

El consumo per cápita es cercano a los 27 kilos. Para el presidente de la UNA el principal reto es que se consuma más pollo, porque hay países en Asia, Europa o Norteamérica donde consumo es de 40 kilos por habitante.

Durante una breve entrevista, luego de tomar protesta de su cargo, manifestó que hoy la industria avícola nacional está en una posición de mayor ventaja frente a temas sanitarios, como la influenza aviar. Las instalaciones industriales se han adecuado a la nueva normatividad, hay un programa de buenas prácticas pecuarias y en las granjas avícolas las medidas sanitarias y cordones sanitarios de la industria mexicana están  muy por encima de otros países.

César Quesada expuso que la influenza aviar es una enfermedad que constantemente está cambiando, es un trabajo que nunca termina, por lo que no podemos quitar el dedo del reglón. No creo que la enfermedad vaya a desaparecer del mundo, pero lo importante es controlarla, tenerla identificada y evitar brote de alta patogenicidad que afecte a la industria.

Incluso, el avicultor expresó que una vez que se haya logrado la erradicación de la influenza aviar se tiene gran esperanza de exportar, las empresas de huevo están haciendo importantes inversiones en plantas separadoras, deshidratadoras, pasteurizadoras, que permitirán producir productos inocuos, de más larga de anaquel y serán seguros. Vemos mucho futuro en productos como huevo en polvo o líquido.

Quesada Macías también refirió que en el caso de las importaciones de pierna y muslo de Estados Unidos, que socio comercial de México, seguiremos apoyando el libre comercio, pero no el comercio desleal, que en este rubro si representa un golpe fuerte para la avicultura mexicana, ya que entra a precios muy bajos.

De acuerdo con la UNA en 2015 las importaciones aumentaron a 480 mil 545 toneladas, donde 76.2 por ciento correspondió a pierna y muslo.

El nuevo dirigente aseguró que asume la dirigencia en un momento determinante y que trabajará para responder con responsabilidad a uno de los sectores más estratégicos de la industria alimentaria del país.

Destacó que el sector avícola destinó inversiones en los últimos años para programas de bioseguridad y en la modernización de su planta productiva, en plantas de incubación, rastros de gallinas, biodigestores e industrialización de pollinaza, lo que ha permitido hacer más eficientes sus procesos, aunque quedan retos importantes para alcanzar un desarrollo mayor de esta industria.

En este marco, con la representación del secretario José Calzada Rovirosa, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), el coordinador general de Ganadería, Francisco Gurría Treviño, tomó protesta de ley a la nueva mesa directiva de la UNA

Durante su intervención dijo que existen más de 10 empresas mexicanas que se dedican a fraccionar el huevo y elaboran diversos productos para consumo humano y siguen evolucionando para lograr ser importantes exportadores, lo que demuestra la capacidad de respuesta a los desafíos que se han presentado.

La Sagarpa informó que la industria avícola nacional es uno de los sectores pecuarios más relevantes, con una aportación del uno por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) y genera seis de cada 10 kilogramos de proteína animal que se consumen en el país.

Durante 2015 esta industria produjo cinco millones 830 mil 244 toneladas de alimentos, lo que significó un crecimiento de cuatro por ciento respecto a lo obtenido en 2014, con un valor de 131 mil 200 millones de pesos.

En específico, el año pasado, huevo y pollo registraron un incremento de 2 y 5.6 por ciento, respectivamente y se prevé que al cierre de este año el consumo per cápita del primero sea de 22.2 kilogramos y el segundo 31 kilogramos