Drones fumigadores - Imagen Agropecuaria

Drones fumigadores

230

Puebla, Puebla.- Una nueva tendencia en el mercado es la fumigación aérea a través de drones, la cual ofrece beneficios como optimizar los tiempos para realizar esta tarea, ahorro de costos y una mayor cobertura en diversos tipos de terrenos, así como plantaciones. Lo anterior es debido a que está tecnología puede llegar a las áreas más difíciles, sin dañarlas.

De acuerdo con expertos de Agrodrone, en tan sólo 15 minutos un dron puede fumigar una hectárea, los productos usados tiene un mayor rendimiento ya que se pueden tener cargas de 10 litros, con un casi nulo desperdicio y asegurando una penetración por la potencia con las que son lanzadas las gotas del producto, gracias al aire que producen las hélices mismas del dron.

Otro de los factores más importantes es la fuerza laboral que se dedica a desempeñar esta tarea, ya que durante la fumigación se usa mucha mano de obra, lo que incrementa los costos y alarga los tiempos de producción en los cultivos. Además, en ocasiones no se cuenta con los recursos básicos para llevar a cabo esta labor, exponiendo su salud al estar en contacto directo con los productos a la hora de fumigar.

Los especialistas de la firma aseguran que gracias al uso de este nuevo método los aplicadores no tendrán que pasar por condiciones climáticas inhumanas durante largas jornadas al realizar este trabajo y tampoco tendrán contacto con los productos durante horas.

Además, con ayuda de la tecnología las personas pueden conocer más sobre los recursos forestales, cuáles son sus afectaciones, las tendencias existentes y qué hacer para poder conservarlas.

Las plagas y enfermedades que se presentan año con año en nuestro país han llegado a afectar hasta 40 por ciento de los bosques en algunos estados; en el caso de los cultivos éstas pueden reducir su rendimiento entre 20 y 40 por ciento, dejando pérdidas muy costosas, considerando que el comercio de los productos agrícolas es de mil 100 billones de dólares al año, de acuerdo con el Fondo para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO).