Desarrollan kit portátil para ubicar cultivos transgénicos - Imagen Agropecuaria

Desarrollan kit portátil para ubicar cultivos transgénicos

163

Un kit portátil para la detección de transgénicos en campo fue desarrollado por especialistas del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR), institución que inició los trámites para patentarlo.

Este producto es capaz de identificar 97 por ciento de los genes que se utilizan para modificar cultivos, afirma la doctora Gracia Alicia Gómez Anduro.

El kit consta de una solución para extraer ADN, en la cual se muele una planta del cultivo. Esta mezcla se calienta a 60 grados y si la sustancia cambia de color de naranja a amarillo verdoso, significa que se trata de un cultivo genéticamente modificado.

El resultado de la prueba, dependiendo del cultivo del que se trate, puede tardar como mínimo 20 minutos y como máximo dos horas, de acuerdo con los registros de la investigadora.

El producto se desarrolló en dos años, con el financiamiento de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem) y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que destinaron 1 millón 200 mil pesos a la iniciativa.

El kit se ha probado en laboratorio y en campo con colaboración del personal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA).

La especialista en biología molecular explicó que el kit podría recudir hasta cinco veces el costo del monitoreo de los transgénicos, que normalmente implica el envío de muestras a laboratorios especializados.

Gómez Anduro recordó que no se ha demostrado que los transgénicos tengan impactos negativos en la salud humana. Sin embargo, por la polémica a su alrededor, es importante conocer su ubicación para dar certeza a los productores orgánicos de que sus cultivos están a salvo.

Una vez que se obtenga la patente del kit, se decidirá si la tecnología se transfiere a un tercero, aunque la investigadora no descarta la posibilidad de formar una empresa de base tecnológica con sus estudiantes de posgrado para ser ellos mismos quienes lo comercialicen.