Sector orgánico, oportunidad de desarrollo para jóvenes - Imagen Agropecuaria

Sector orgánico, oportunidad de desarrollo para jóvenes

278

La producción y comercialización de productos orgánicos en México, representa una oportunidad de desarrollo rural y profesional para los habitantes de las zonas rurales, y en particular los jóvenes, a quienes debe de involucrarse para que aprovechen el crecimiento de este sector que exporta 80 por ciento de los productos certificados que produce, afirmó el subsecretario de Agricultura de la Sagarpa, Jorge Armando Narváez Narváez.

En el marco del Segundo Encuentro nacional de productores y consumidores de productos orgánicos y del Comercio Justo, organizado por CERTIMEX, afirmó que en la dependencia, en coordinación con el Senasica (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria “queremos apostarle cada vez más a los productos orgánicos y la certificación”.

Durante el evento que se realizó 26 y 27 de junio en la ciudad de México, los participantes expresaron que se debe impulsar al sector orgánico, que esta demostrando ser una alternativa de desarrollo ambiental y económico para los pobladores rurales, sobre todo ante la presencia del crimen organizado en algunas regiones del país, donde los jóvenes podrían ver a éste como una posibilidad ante la falta de apoyos al campo.

En la inauguración del encuentro, donde también se celebró el 20 Aniversario de CERTIMEX, Jorge Armando Narváez expuso que el mercado orgánico se incrementa de manera creciente en el ámbito internacional y destacó que México exporta 80 por ciento de productos orgánicos certificados que produce.

La demanda creciente de productos orgánicos –subrayó– representa una gran oportunidad para toda la cadena, productores, certificadores, ingenieros, técnicos, académicos y quienes atienden la parte sanitaria y los órganos reguladores que intervienen en certificación de productos orgánicos.

Comentó que el tema de orgánicos parecería que esta “etiquetado” en una parte muy pequeña del anaquel, pero es muy importante porque México ocupa el quinto lugar mundial en este mercado, lo cual habla de lo que se ha hecho en este sector.

El subsecretario dijo que hablar de orgánicos no sólo es referirse a un producto con ciertas prácticas agrícolas, de post-cosecha o de empaque, sino es hablar de credibilidad y certidumbre, a través de las certificaciones, que generan confianza en el mercado y en el consumidor.

Hizo alusión a que muchas veces se piensa que las certificaciones están excediendo sus requisitos, pero son realmente un garante para el consumidor y que estos productos lleguen a los mercados con los mejores precios, que reditúen todo el esfuerzo que hay de detrás de éstos.

Indicó que 75 por ciento de los productos orgánicos certificados se encuentran en los estados de Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Michoacán y Guerrero, entidades que van a la vanguardia.

Jorge Armando Narváez anotó que tenemos que redoblar esfuerzos, porque el producto orgánico se tiene que modernizar, adaptar a las necesidades de la demanda y es ahí donde todos debemos hacer la tarea que nos compete.

El funcionario federal dijo que este nicho de mercado es más consistente y sólido en los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, países donde se demanda estos productos, que son parte de una mayor concientización en el consumo de alimentos y los cuidados de salud y del medio ambiente.

Reiteró el compromiso de la dependencia de acompañar puntualmente al sector y se manifestó por poner a los productos orgánicos en el centro, en el “mapa” de la demanda de este país e internacionalizarlo.

El director ejecutivo de CERTIMEX, Taurino Reyes, solicitó a los funcionarios presentes que lo productos orgánicos importados cumplan también con la ley mexicana, porque de lo contrario hay una competencia desleal con la pequeña producción de México; de hecho, agregó, ya se trabaja con el Senasica en este sentido.

La certificación en orgánicos –destacó– es compleja, ya que 90 por ciento de lo que certifica su empresa son pequeños productores, lo que implica dificultades por el tamaño de los predios y los lugares donde se ubican.

Taurino Reyes resaltó que el mercado nacional esta en crecimiento y, en especial, hay una demanda de productos procesados, como mermeladas, jugos, salsas o puré.